Net Xperience: Damnnation. Biografía y crítica de “Eugenics”


net

.

Damnnation logo

.

    Como fin de temporada (aunque aún toca publicar la entrada de valoraciones y conclusiones), recuperamos la sección Net Xperience dedicada a los nuevos valores. Además del detalle especial de ser la última crítica, “nos llena de orgullo y satisfacción” que el contenido del artículo tenga que ver con una banda en la que ha tenido una significativa implicación nuestro colaborador redactor Belial Báez.

    Damnnation es una banda de músicos jóvenes pero con sobrada experiencia en estudio y directo provenientes de formaciones como Llvme, Kritter, Dead Samurai, Elektra, Legend o Masquerade. Tras más de cuatro años de vida acaban de parir su primer trabajo el pasado julio, “Eugenics”, cuyo single “Let me die”, obtuvo bastante repercusión al conseguir casi 5.000 escuchas a través de sus perfiles en YouTube y BandCamp en tan sólo en quince días.

    La propuesta musical de Damnnation bebe de muchas fuentes pero no resulta muy fácil encasillarla. El 50 % sería metal progresivo; el 50 restante nu metal, death metal, trash metal con algo de math metal, djent, doom, incluso jazz. Una escucha superficial sirve para captar algo más que influencias de Korn, System of a Down o Strapping your Lad; sin embargo la mezcla de géneros y referentes suena cohesionada, diferente y lo que es más sorprendente y novedoso en estos tiempos en los que la clonación artística está a la orden del día: propia y personal.

    El grupo está formado por Huevo al bajo y coros, Mr. Neth a la guitarra eléctrica rítmica, Gabriel Wolfsherz a la voz, nuestro compañero Belial Báez a la guitarra eléctrica rítmica y solista, guitarra acústica, coros y composición de letra y música, y Ory a la batería (en la siguiente foto están colocados de derecha a izquierda en el mismo orden en que los he nombrado).

Damnation 01

.

    “Eugenics” ha sido grabado Arcane Planets Studios a lo largo de 2.012 y según reza la nota de prensa: “la historia es semiconceptual, refiriéndose a la situación social y política del mundo actual y la opresión social sobre el individuo, con referencias filosóficas, mitológicas y literarias (El señor de las moscas, La caverna de Platón) en un ciclo que pretende continuar con una obra conceptual en su segundo LP, ya en proceso de composición.
“Eugenics” versa sobre el desamor y el descontento hacia la sociedad, sobre la sensación de olvido y hastío, pero también sobre la lucha, sobre los valores humanos y la resistencia ante una sociedad que pretende la Eugenesia, es decir, transformarnos a todos en seres homogeneizados y sin personalidad. Cada canción cuenta un momento crítico en la historia de un ser humano en el que se percata de cómo su vida es arrebatada y lucha. Desde los últimos momentos de un hombre entregado a una supuesta rectitud moral y la renuncia a sus creencias, a la lucha de un hombre contra su depresión o el olvido que llega tras la muerte o el homenaje a la crítica social subyacente en las películas de George Romero. Todo sirve al mismo propósito y habla sobre un despertar, pues “Eugenics” pretende ser, de forma humilde, una obra que despierte la conciencia humana.”

    ¡Toma ya! No sólo estamos ante una obra compleja en cuanto a composición sino profunda en cuanto al mensaje a transmitir. ¿Lo habrán conseguido los chicos de Damnnation o se han pasado de pretenciosos y son unos intelectuales gafapastas metaleros? Vamos a descubrirlo.

.

Damnation 03

.

.

Damnnation Eugenics CD cover

.

  • Artista:  Damnnation
  • Sello:     Arcane Planet
  • Año:       2.013
  • Estilo:    nu metal, death metal, trash metal, metal progresivo, doom.
  • Contacto: Web oficial, perfiles en BandCamp y Reverbnation, primer y segundo grupo en FaceBook, página en YouTube y email.

.

CALIFICACIÓN TÉCNICA

  • Nivel de técnica: 7/10
  • Velocidad: 6/10
  • Variedad de fraseo, recursos y técnicas: 7/10
  • Nivel de coñazo virtuosístico: 0/-10
  • Calidad producción (equilibrio en la mezcla, masterización, etc.): 6/10
  • Calidad presentación (carátula, libreto, etc…): 6/10
  • PUNTUACIÓN: 7/10

.

CALIFICACIÓN MUSICAL

  • Calidad musical: 7/10
  • Nivel de feeling: 8/10
  • Posibilidad de escucharlo de un tirón: 10/10
  • Ganas de hacer “headbanging”: 5/10
  • PUNTUACIÓN: 7,5/10

.

 PUNTUACIÓN TOTAL: 7,25/10

.

.

1.- Awakenings (I). Una intro heavy pero con mucho contenido ambiental y un sintetizador que contribuye al aire oscuro de la composición. El tema es instrumental, a excepción de un discurso realizado por una voz femenina. Lo curioso es que repite el mismo mensaje en cada canal, pero un lado en inglés y en otro en castellano.

2.- The Cave (Awakenings II). Empalmado a la anterior, comienza este medio tempo que ya da buena muestra del nivel de la banda. No es el mejor tema del disco pero sí una perfecta carta de presentación. Wolfsherz exhibe una gran variedad de registros, la pareja de guitarristas se muestra muy juguetona y complementaria en sus riffs y Ory está de lo más progresiva a la batería.
Resulta curioso el cambio que viene en el solo, con una base de heavy muy tradicional para pasar a otro extraño cambio, con una nueva parte de guitarra solista sobre una base entre blues y jazz.

3.- Let me die. Comenzamos con un contundente riff de guitarra a lo Pantera. Tal vez estemos ante el tema menos progresivo y sí más contundente, más para los gustos de heavys tradicionales. Wolfsherz da toda una lección de técnica vocal y de amplitud de registros, llegando incluso a guturales ciertamente potentes. Eso sí, algunas inflexiones le hacen parecerse en exceso a Serj Tankian (lo cual tampoco es que sea nada malo, todo lo contrario).
Destacable también el solo de Belial Báez con sobredosis de whammy.

4.- Fck me (Dear Lord). Comenzamos de manera tranquila, con un riff de batería a contratiempo y unas guitarras minimalistas acompañando a la batería. El tema va creciendo en intensidad pero no demasiado. Pese a que pueda parecer el tema más tranquilo, tal vez tengamos a la mejor Ory de todo el disco (recomiendo la escucha con auriculares para apreciar la multitud de matices con que la joven impregna a su interpretación). Al tener unas guitarras más calmadas, es posible apreciar mejor el buen trabajo al bajo de Huevo. Sin embargo, y pese a mostrarse muy expresivo, Wolfsherz me sacó un par de veces del tema con unos inexplicables falsetes en la más pura onda de metal de los 80 que no encajan con la tónica de la canción.
Por cierto, recomendable escuchar también con atención la sección instrumental central por los diferentes ambientes que crea la banda.

5.- George Romero’s zombie apocalypse. Primer corte instrumental (sino contamos con la intro por contener un “speech”) del disco. Oscuro, denso por momentos, y dotado de una atmósfera agobiante, recuerda a algunos clásicos del doom, como Anathema o Paradise Lost en sus principios. Difícil destacar algo del tema, aunque Belial Báez está tremendo en sus intervenciones solistas.

6.- Wings of fire. La “balada” del disco, aunque no es que estemos ante una composición muy tranquila que digamos. Alterna diferentes partes, algunas de gran intensidad. Dentro de la casi nula comercialidad del álbum, tal vez éste sea el más radiable. Wolfsherz se muestra muy melódico, las guitarras no son demasiado agresivas e incluso hay ciertas partes con guitarra limpia realmente bellas, lo cual favorece la presencia en la mezcla de un Huevo que está inmenso.

7.- Brain damage. Con interesantes líneas de tapping que se alternan con el grupo al completo es como comienza la canción. Wolfsherz (agresivo y salvaje al máximo) y Ory vuelven a estar geniales en un corte con buena dosis de metal progresivo denso y complejo.

8.- Oblivion. Llegamos ahora a una composición en la que encontramos al mejor Wolfsherz de todo el disco. Imaginaros a Serj Tankian haciendo un dueto con Dani Filth e introduciendo guturales. Una demostración de intensidad, rabia, técnica, potencia y afinación perfectas como hace años que no oigo. Vergüenza y envidia deberían de sentir muchos cantantes de metal de primera división al escuchar esta canción.
Por cierto, excelente también la sección instrumental final.

9.- Death & rebirth. Y llegamos al final del disco. Otro corte instrumental en el que si bien ciertas partes se repiten como un bucle interminable, funciona a la perfección por el aire ambiental y etéreo, muy en la onda del post rock de grupos como God is an astronaut. Una bonita manera para terminar el álbum.

.

Damnation 06

.

    “Eugenics” no es un disco fácil de escuchar; requiere de varias escuchas para empezar a encontrarle el punto. No tiene ritmos “muevegreñas” ni momentos de belleza progresiva a lo Porcupine Tree, o de virtuosismo pirotécnico a lo Dream Theater. Sin embargo funciona porque pese a los referentes mencionados, Damnnation tienen un estilo propio y muy personal, y esto a día de hoy es una auténtica rareza.

Damnation 02    A nivel instrumental toda la banda ralla a gran altura, aunque ha sido toda una sorpresa descubrir a Gabriel Wolfsherz y a Ory. Dos músicos excelentes a la par de creativos que se muestran tremendamente originales a la hora de abordar el trabajo con sus instrumentos respectivos. La pareja de guitarristas Báez y Neth también destacan por la compenetración entre ellos y las diferentes texturas que sacan a sus guitarras. Huevo al bajo quizás tenga menos protagonismo, pero su presencia se nota en todo momento.

    Por poner alguna pega, quizás lo haría en la mezcla. Los instrumentos están perfectamente equilibrados, tanto en volúmenes y ecualización como en su situación dentro del panorama stereo, pero a la mezcla en global le falta algo de brillo. El conjunto suena algo apagado y se nota la falta de una buena masterización al nivel de producciones más grandes. No obstante, ello no impide disfrutar de las canciones.

    Sumar y mezclar no siempre es recomendable, pero en el caso de Damnnation la fusión de estilos y referentes ha dado lugar a un sonido propio. Las composiciones podrán gustar más o menos, pero hay que admitir y agradecer (y supongo que el culpable es el propio Belial Báez) que es un disco arriesgado y totalmente anticomercial, porque aún moviéndose en los géneros mencionados, se desmarca de los clichés que predominan en cada uno de ellos, arriesgándose por tanto a repeler a los posibles seguidores. A eso es lo que lo llamo tenerlos bien puestos. Y encima tiene otra virtud: nueve canciones y treinta y ocho minutos de duración; así es imposible agobiarse.

    Álbum y banda de lo más recomendable.

.

    Por último, mencionar que Damnnation formarán parte de la primera edición del Iberian Progressive Fest el próximo 23 de noviembre en la sala Ramdall de Madrid, y dónde compartirán cartel con los geniales Freak Kitchen entre otros.

.

Damnation 08

.

Damnation 07

.

Damnation 05

.

Damnation 09

.

.

TEXTO: Albert Sanz

FOTOS: Extraídas de los perfiles en facebook de Belial Báez y Damnnation. Todos los derechos pertenecientes a sus respectivos autores. 

Crítica: Tremonti “All i was”


Tremonti CD Cover

.

  • Artista: Tremonti
  • Sello:    Fret12 Records
  • Año:      2.012
  • Estilo:  Stone rock, metal alternativo, heavy metal, trash metal

.

CALIFICACIÓN TÉCNICA

  • Nivel de técnica: 7/10
  • Velocidad: 7,5/10
  • Variedad de fraseo, recursos y técnicas: 7/10
  • Nivel de coñazo virtuosístico: 0/-10
  • Nivel resto de músicos: 7/10
  • Calidad de producción (equilibrio en la mezcla, masterización, etc.): 8/10
  • Calidad presentación (carátula, libreto, etc…): 6,5/10
  • PUNTUACIÓN: 7,6/10

.

CALIFICACIÓN MUSICAL

  • Calidad musical: 7/10
  • Nivel de feeling: 7,5/10
  • Posibilidad de escucharlo de un tirón: 10/10
  • Ganas de hacer “headbanging”: 10/10
  • PUNTUACIÓN: 9,25/10

.

PUNTUACIÓN TOTAL: 8,1/10

.

Mark Tremonti 01

—-Hoy toca análisis de uno de los mejores discos en cuanto a temática metalera que nos hemos topado en esta temporada. 2.012 supuso el esperado debut en solitario de Mark Tremonti, gran músico que con toda probabilidad termine siendo una leyenda del rock. Y es que currículum no le falta: la banda de culto de la época del rock alternativo Creed y la banda con más proyección en el mundo del heavy metal de los últimos tiempos, o sea Alter Bridge.

—-Más allá de las críticas que algunos trabajos de Creed obtuvieron, en el sentido de ser un producto creado por su discográfica para competir con Pearl Jam y compañía (hay que reconocer que la voz de Scott Stapp era en exceso similar a la de Eddie Vedder), no podemos dejar de reconocer el valor de Tremonti para reinventarse a lo largo de su trayectoria, ya sea en las dos bandas mencionadas como con este primer álbum en solitario, que lo transforma contra todo pronóstico en un de los guitarrístas rítmicos de metal más bestias de hoy en día.

    También resulta curioso que el germen de su actual sonido en solitario haya sido Alter Bridge, que como muchos ya sabréis, no son más que Creed con un cantante diferente y un sonido mucho más agresivo. Así que como vais a comprobar a lo largo de esta crítica, poco queda ya del que fuera guitarrista de una de las bandas más famosas de la era del grunge.

.

Mark Tremonti 02

.

    Aprovechando el parón de los Alter Bridge el pasado año para que Miles Kennedy pudiera embarcarse en el extraordinario último proyecto de Slash, Tremonti decidió que ya era el momento de meterse en el estudio a contar todas esas historias que no podían tener lugar en el seno de su banda. Para ello fichó a sus amigos Garret Whitlock (bateria) y Eric Friedman (guitarra rítmica, bajo y coros), además de a Wolfgang Van Halen (bajo) para la correspondiente gira y editó “All i was” a través de su propio sello Fret12, toda una declaración de intenciones. Metal alternativo, trash metal, stone rock y algo de punk se mezclan en un cóctel bestial, ideal para quienes quieran practicar headbanging hasta enloquecer. Pero además a todos ha sorprendido la peculiar voz como cantante ya que si bien se le conocía su faceta como corista, era desconocida la de cantante solista. Sin ser un cantante con un rango vocal amplio o una extraordinaria técnica, tiene un tono de voz tremendamente personal. De hecho la primera vez que lo oí pensé en Chad Kroeger de los Nickelback.
Y a nivel musical, el mismo Tremonti ha confesado que algunos temas los ha escrito en homenaje a Diamond Darrell, así que el resultado es un curioso híbrido entre Pantera y Nickelback. Como si Pantera se hubiesen reunido pero con Kroeger de cantante (algo que por cierto, sí ocurrió a la inversa) y aportando éste las melodías y estribillos típicos de su grupo.

   En esta ocasión no haremos repaso tema a tema; la uniformidad estilística es tal que no tiene sentido alguno hacerlo. En su lugar comentaremos los temas más destacados.

.

Mark Tremonti 03

.

  • Leave it alone. De alguna manera este tema vendría a ser el perfecto resumen del disco: stone rock duro y pesado mezclado con un estribillo y unas líneas vocales deudoras del pasado grunge del guitarrista.
  • So you’re afraid. La mejor muestra de la mezcla que mencionábamos al principio de Pantera y Nickelback (con un punto de Alter Bridge). Metal moderno y trash acelerado, con estribillos más lentos y muy melódicos y un tremendo solo de guitarra que parece la improbable unión entre Yngwie Malmsteen y Kerry King. Un tema brutal.
  • Wish you well. Para amantes del stone rock y del punk rock, esta composición les gustará sin dudarlo. Aceleradísima e ideal para botar sin parar.
  • New way out. Bajada de intensidad con esta épica pseudo balada que muestra una curiosa influencia de country moderno en algunos pasajes.
  • Proof. El tema más deudor de la herencia de Creed y de la era del grunge de todo el disco. Pese al tratamiento más potente en el sonido de las guitarras, la canción contiene el espíritu de lo mejor de los 90.

Mark Tremonti 04

.

    Quizás la puntuación en calidad musical debiera haber sido más baja, a tenor de lo poco originales que resultan ciertas composiciones, la monotonía (que no aburrimiento) del disco y las marcadas influencias mencionadas, pero una obra artística no se basa solo en lo complejo de su elaboración, sino en lo que transmite. En este caso, “All i was” es una descarga de adrenalina y energía brutales, unida a unas armonías vocales, unos estribillos excepcionalmente melódicos y unos músicos tan técnicos como intensos en sus interpretaciones, lo cual contribuye a que podamos gozar de uno de los discos de metal más excitantes y entretenidos de los últimos años. Y a poco que haya justicia musical, este trabajo se convertirá en un disco de culto en los próximos años.
Qué duda cabe de que queremos que Mark Tremonti vuelva a grabar con Alter Bridge cuanto antes, pero visto lo visto, tiene talento suficiente para encarar una carrera en solitario no solo como guitarrista, sino también como frontman, de ahí a que esperemos con ganas una segunda entrega y que confiemos en que no tarde otros veinte años.

Mark Tremonti 05

.

TEXTO: Albert Sanz

Programa 23 (19/08/2.013)


podcast def.

    Variedad estilística y novedades muy interesantes será lo que escuchéis en el programa de esta semana.

    No olvidéis que este año, LOS PODCASTS SE PUEDEN DESCARGAR Y QUE ADEMÁS ACABAMOS DE MIGRAR A IVOOX. Los correspondientes a temporadas anteriores de momento seguirán en streaming, pero en breve también se les habilitará la opción de descarga en cuanto se complete la migración a la mencionada plataforma.

.

    Aquí está el enlace del vigésimo tercer podcast de la temporada # 16 de Guitar Xperience  y lista de los temas que aparecieron.

.

Programa # 23 – Temporada 16 – 19/08/13

.

  • Güru: Angry song (White)
  • Joe Satriani: Three sheets to the wind (Unstoppable momentum)
  • MasterCastle: Silver eyes (On fire)
  • Headless: Primgetime (Growing apart)
  • Babel: New number (Last day on the beach)
  • Peppino D’Agostino: Nine white kites (Nine white kites)
  • Tal Wilkenfeld: Truth to be told (Transformation)
  • Western Vacation featuring Reckless Fable: Western vacation (Western vacation)
  • SECCIÓN GUITAR CLASSICS: Lynyrd Skynyrd: Free bird (All time greatest hits)
  • Cacophony:  Speed metal symphony (Speed metal symphony)
  • Dream Theater: The enemy inside (Dream Theater)
  • SECCIÓN TEMA SOLICITADO: Galadriel: Mindscapers (Mindscapers)

.

    Si sois veteranos ya lo sabréis, pero lo repetiremos a los nuevos oyentes: cada podcast viene acompañado de videos en directo de todas las canciones que han aparecido, y sino encontramos esas mismas escogemos otras representativas del mismo autor, pero intentamos que siempre sean en concierto. Para ver los videos tenemos tres vias. El Canal de Guitar Xperience para casi todas las canciones. ¿Cuales no se verán en el canal? Pues las que se emiten dentro de la sección Net Xperience que es la sección de los nuevos valores (ellos tienen su propio canal, el Canal de Net Xperience a modo de homenaje permanente), y las que se emiten dentro de la sección Guitar Classics (cuyo correspondiente canal es este: Canal de Classics Xperience) en el que damos refugio a todos esos clásicos atemporales de la buena música. Como podéis comprobar, en el programa de esta semana el canal Net Xperience no ha sido actualizados, pero sí los de Guitar Xperience y Classics Xperience.

.

    Y como siempre decimos, si quieres hacernos cualquier petición o consulta respecto al programa, ya sabes que puedes hacerlo a través de la sección “¡Habla ahora! (o calla para siempre)”, en el email guitarexperience@hotmail.com y en nuestros perfiles en Facebook y Twitter. Y por supuesto, (tal y como se explica en el apartado “¿Cómo puedes sintonizarnos?” de la columna de la derecha), podréis escuchar Guitar Xperience en directo cada lunes de 23 a 00:30 en el 94.6 FM en Barcelona o via online en Ona de Sants-Montjüic y en su versión podcast cada miércoles en este mismo lugar.

Xperience Live!: Saxon + AC Angry (18/06/2.013)


conciertos2

.

Saxon 2013

.

    Este pasado martes asistimos a un concierto que presagiaba buenas vibraciones. Los Saxon volvían a nuestro país con el nuevo disco “Sacrifice” bajo el brazo (crítica aquí), un trabajo crudo y potente, compuesto especialmente para el directo; por tanto era de esperar un concierto intenso que por fortuna lo fue.
AC ANGRY BCN 2013 01    Pero antes de los Saxon teníamos teloneros. Los alemanes AC Angry salieron a escena con puntualidad, ante una buena cantidad de asistentes para ser la hora que era y entre semana. Cabe decir también que la venta de entradas anticipadas debió ser buena, puesto que se levantó la pared que separa la sala principal de Bikini de la secundaria, cosa que se hace en muy pocos conciertos (desde esta sala no hay visibilidad del escenario, pero sí un sistema de sonido similar y una pantalla de video gigante).

    Los teloneros presentaban “Black denim”, primer disco con su nuevo nombre (antes eran conocidos como Teletellers y ya habían publicado dos trabajos). La banda demostró tener no solo rodaje, sino muchas tablas sobre el escenario, no en vano pasaron los últimos meses de 2.012 teloneando por toda Europa a Warrior Soul, luego empalmaron con Michael Schenker Group y ahora se han enganchado a Saxon.
Su propuesta es eminentemente ochentera, mezclando heavy y trash metal con toques de hard rock. Prima la potencia pero también la diversión y la continua comunicación tanto visual como gestual de los músicos con el público, a lo cual ayuda una sala de mediano aforo como es Bikini.

    Las composiciones son simples y directas, pero de las que te dejan con ganas de más. No sé qué tal será un concierto de hora y media o dos horas, pero cuarenta minutos saben a poco puesto que conocen todos los resortes como para dejar al público “calentito” y con más ganas aún de que llegue el grupo principal. Además llegaron a incluir todo un himno de hard rock fiestero como es el “Get it up” de los Turbonegro.

    Concluyendo… en cuarenta minutos no pudieron hacerlo mejor.

AC ANGRY BCN 2013 04

.

.

 .

.

SAXON BCN 2013 04

.

    Envidia. Eso es lo primero que me pasó por la cabeza nada más salir los cabezas de cartel de la noche y escuchar el primer corte de su último trabajo “Sacrifice” precedido de la introducción “Procession”. Envidia que deben de sentir las bandas de primera división supervivientes de la NWOBHM y del heavy clásico de los 80 ante el perfecto estado de forma del que hacen gala los señores Saxon. Tal vez su época de éxito masivo ya pasó, no venden millones de discos ni llenan estadios, pero pocas formaciones pueden presumir de tener una discografía tan larga y regular, y de realizar directos más potentes y perfectos que sus coetáneas (y sí, me estoy refiriendo a esas cinco o seis bandas históricas de metal que forman la élite actual del heavy y en las que estáis pensando en este momento).

    He leído en alguna otra crónica que con Saxon no caben las sorpresas pero tampoco las decepciones, y no puedo estar más de acuerdo. Tal vez pecaran de un apoyo desmesurado al reciente “Sacrifice” (tocando siete canciones de diez) obviando casi toda su última etapa (a excepción de “I’ve got to rock (To stay alive)” de “The inner sanctum”), pero como ya hemos dicho al principio y en la crítica enlazada, son temas directos y simples de puro heavy metal, concebidos para su interpretación en vivo, de modo que no podemos quejarnos.
De este último trabajo cayeron “Sacrifice”, “Wheels of terror”, “Night of the wolf”, “Stand up and fight”“Guardians of the tomb” y la dura “Made in Belfast”, en la que Paul Quinn sustituyó el banjo de la pista original por una guitarra acústica.

SAXON BCN 2013 03

.

    Además de este último trabajo no podía faltar una buena ristra de clásicos y alguna sorpresa. “Heavy metal thunder”“747 (Strangers in the night)”, “Wheels of steel“, “Crusader”, “Solid ball of rock” o“Princess Of The Night” obligaron al público a desmelarse, gritar y corear los estribillos como posesos (además de iniciarse algunos pogos en las primeras filas).
Sobre la sorpresa mencionada me refería a que tocaron una tremenda versión del clásico del pop “Ride like the wind” de Christopher Cross supuestamente a petición de un fan, y digo lo de supuestamente puesto que es cierto que un fan entregó un folio a Biff Byford en el que estaba impreso el nombre de esta canción, que Byford la enseñó al público y que dirigiéndose de nuevo al dueño de la nota le dijo que “tal vez más tarde”, pero no es menos cierto que el tema sonó de manera tan impresionante que cuesta creer que no lo tuvieran ensayado de antemano y decidieran tocarlo sobre la marcha.

SAXON BCN 2013 02

.

    En cuanto a los músicos en sí, la pareja de guitarristas Paul Quinn y Doug Scarratt (muy simpático en todo momento) alternaron solos y guitarras (Les Paul, SG de doble mástil, electroacústicas, etc.) y mucha contundencia en sus partes rítmicas; Nigel Glockler y Nibbs Carter aportaron una robusta base de batería y bajo, sin improvisaciones, pero con un sonido sólido y rotundo sobre el cual Byford y la pareja de guitarristas podían tocar/cantar sus líneas sin ningún problema, y en el caso del bajista, no dejó ni un momento de acercarse al filo del escenario para mantener un divertido juego de miradas y gestos cómplices con los asistentes; en cuanto a Biff Byford, ejerció de perfecto frontman animando al público siempre en el momento ideal, al margen de cantar con una voz que a medida que envejece se vuelve más potente y expresiva.

SAXON BIFF BYFORD 2013 02

.

    El set-list completo fue el siguiente:

  • Procession (Sacrifice)
  • Sacrifice (Sacrifice)
  • Wheels of terror (Sacrifice)
  • Power and the glory (Power and the glory)
  • Heavy metal thunder  (Strong arm of the law)
  • Made in Belfast (Sacrifice)
  • Ride like the wind (Destiny)
  • I’ve got to rock (to stay alive) (The inner sanctum)
  • Night of the wolf (Sacrifice)
  • Conquistador (Metalhead) + Solo de batería
  • Iron wheels (Forever free)
  • Solid ball of rock (Solid ball of rock)
  • Stand up and fight (Sacrifice)
  • Motorcycle man (Wheels of steel)
  • Guardians of the tomb (Sacrifice)
  • 747 (Strangers in the night) (Wheels of steel)
  • Strong arm of the law (Strong arm of the law)
  • Wheels of steel (Wheels of steel)
  • BISES
  • Crusader (Crusader)
  • Denim and leather (Denim and leather)
  • Princess of the night (Denim and leather)

.

    Hasta aquí todo han sido bonitas palabras que se resumen en un concierto perfecto por parte de unos músicos y una banda para la cual el tiempo pasa… pero para mejor, sin embargo, algo que no deseaba deslució un poco el concierto: el sonido.
Si me pagaran un euro por las veces en que he publicitado a las salas Bikini y Luz de Gas como las salas con la mejor acústica de Barcelona, a estas alturas sería millonario, sin embargo, en esta ocasión, la calidad brilló por su ausencia. Nada más empezar los AC Angry ya vimos que la batería estaba exageradamente alta, con un bombo especialmente hiriente. Sin embargo, a medida que pasaban los temas la mezcla empezaba a ser más coherente. No llegaron en ningún momento a la excelencia de otros conciertos realizados en esta sala pero el sonido acabó siendo muy correcto.
Una vez usados los teloneros como última prueba de sonido (porque no nos engañemos, esto es así siempre) salieron los Saxon… ¡con peor sonido! Una voz difusa… unas guitarras que sonaban a lata y se confundían entre si… un bajo atronador… ¡de pena! Con el transcurrir del concierto todo se fue equilibrando, cada instrumento sonó a su volumen correcto pero las guitarras en ningún momento sonaron bien. Un exceso de brillo en dichas guitarras (el clásico sonido “a lata) estuvo siempre presente afectando a la mezcla global y restando la potencia que un concierto de heavy metal necesita. Por fortuna el técnico de sonido decidió no sustituir potencia por más volumen, porque sino habría sido muy lamentable.

    De todas formas, si los responsables del sonido realizaron el que ha sido el peor concierto en este sentido de los vistos en esta sala, sus compañeros de las luces hicieron todo lo contrario. Aunque que el tamaño de la sala no permite muchas filigranas al respecto, fue bastante impresionante los diferentes juegos y ambientes que consiguieron crear.

    Concluyendo, fue una auténtica pena que el asunto del sonido desluciera lo que por otra parte ha sido uno de los mejores conciertos del año. Toda una fiesta con la que es con toda probabilidad la mejor banda de metal clásico del momento acompañados de unos excelentes teloneros y de un público numeroso y que apoyó de forma incondicional a ambas bandas.

.

    Como siempre, os dejamos con más videotubes y una extensa galería fotográfica.

.

.

.

.

.

AC ANGRY BCN 2013 03

.

AC ANGRY BCN 2013 02

.

AC ANGRY BCN 2013 05

.

SAXON BIFF BYFORD 2013 05

.

SAXON BIFF BYFORD 2013 04

.

SAXON BIFF BYFORD 2013 03

.

SAXON BIFF BYFORD 2013 01

.

SAXON NIBBS CARTER 2013 BCN 02

.

SAXON NIBBS CARTER 2013 BCN 01

.

SAXON BCN 2013 02

.

SAXON BCN 2013 01

.

SAXON PAUL QUINN BCN 2013 05

.

SAXON PAUL QUINN BCN 2013 04

.

SAXON DOUG SCARRATT BCN 2013 04

.

SAXON PAUL QUINN BCN 2013 03

.

SAXON PAUL QUINN BCN 2013 01

.

SAXON DOUG SCARRATT BCN 2013 02

.

SAXON DOUG SCARRATT BCN 2013 03

.

SAXON PAUL QUINN BCN 2013 02

.

SAXON DOUG SCARRATT BCN 2013 01

.

SAXON BCN 2013 05

.

.

TEXTO Y FOTOS: Albert Sanz

Xperience Live!: Sonisphere – Barcelona 2.013 (1/06/2013) (Parte 2)


conciertos2

.

Sonisphere 2013

.

.

2sonisphere_logo    Proseguimos con la segunda parte dedicada a este festival. En la entrada de hoy llegamos ya a los grupos “gordos” del evento, los que concentraron la mayor cantidad de seguidores y por supuesto, también terminaremos con las conclusiones. De todas formas, si queréis leer la primera parte de esta crónica en este enlace puedes hacerlo.

.

.

iron maiden logo

.

   Y llegamos al momento clave del festival. Contraviniendo la lógica que dicta que el cabeza de cartel es el último grupo, los británicos salieron en séptimo lugar cuando aún era de día (se dice que es una imposición suya y no de la organización). Además, pese a que con muy pocos minutos de retraso los tiempos de cambio de backline y aparición de los grupos se estaban respetando, fue curioso el hecho de que los Iron Maiden decidieran salir a la hora que debían, teniendo en cuenta que los técnicos, tras la espartana puesta en escena de los Ghost, cambiaron el escenario e hicieron las pruebas muy deprisa y finalizaron media hora antes de la salida prevista. Vamos, que la espera se hizo dura para los cerca de 25.000 fans que ya se habían congregado en el Parc del Fòrum.

    Durante los conciertos anteriores ya se intuía como iba a ser el escenario. Los monitores de ambos lados del escenario así como algunas estructuras de luces colgantes lucían unas telas color azul hielo, así que cuando la Doncella de Hierro salió a escena tras caer un telón, a nadie extrañó que todo remitiese a la estética del “Seventh son of a seventh son”. “Moonchild” fue el tema con el que comenzaron. El grupo salió con ganas y Bruce Dickinson dispuesto a convertirse por enésima vez en el frontman  perfecto. Sin dar tiempo a relajarse, tras terminarlo comenzó la comercial pero aún así magnífica “Can I play with madness”.
“Afraid to shoot strangers”, “The trooper”, “The number of the Beast”, “Phantom of the opera”, “The prisioner” (que comenzó mostrando la intro en las pantallas laterales de la bizarra serie de culto de los 60 con el mismo nombre), etc., hacían que la gente enloqueciera. Pero Dickinson y los suyos no quisieron dar tregua a los fans, por lo que también cayeron himnos inmortales como “Wasted years”, “Fear of the dark”, “Aces high”, “The evil that men do”, “2 minutes to minight” o “Seventh son of a seventh son” entre otras.

    No sólo la selección de temas fue confeccionada para provocar las máximas ganas de hacer headbanging , sino que el grupo se implicó al máximo en ello. El trio de guitarristas aportaban rítmicas y solos poderosos, y en el caso de Janick Gers, pese a que nunca haya quedado claro qué toca en los conciertos o si realmente toca (siempre he pensado que si bajaran su pista en la mesa de mezclas al 0 nadie se daría cuenta), mostraba como siempre sus dotes para animar al público. Harris y y McBrain por su parte siguen siendo una de las bases rítmicas mejor conjuntadas y más potentes del panorama metalero. Y Dickinson pues sigue siendo un gran frontman con una energía inagotable, y no cesaba de arengar al público con lindezas como “scream for me motherfuuuuuuuuuuckers!!!!” entre canción y canción.
Y si además contamos con la espectacularidad de la escenografía, efectos especiales o la aparición de Eddie en diversos formatos (impresionante el momento en que la portada del “Seventh son of a seventh son” cobró vida), está claro que la gente disfrutó.

    Pero al César lo que es del César, y en Guitar Xperience tenemos la mala costumbre de fijarnos tanto en lo bueno como en lo malo. Bruce Dickinson comienza a mostrar síntomas de un bajón de nivel vocal. El hombre ya tiene una edad pero se sigue obligando a sí mismo a moverse, correr y derrochar energía como un veinteañero, y aunque el hombre se mantiene en buena forma y tiene un buen tipo, la edad no perdona. Esta situación provocó que en temas muy comprometidos como “Aces high” o “Evil that men do” no diera la talla vocalmente. En cambio otros como “Can I play with madness” o “The number of the Beast” vieron disminuida su velocidad de forma sutil. Tampoco ayudaba que la frase que he mencionado antes la repetía sin cesar entre canción y canción al máximo volumen y al tono más agudo posible. Y claro, si luego se tenía que enfrentar a según qué canciones, pues habría estado mejor que hubiese reservado energías, que total, el público ya estaba entregado desde el primer momento de todas formas.

    Hasta el momento, todos los grupos habían mantenido una calidad de sonido similar, que sin ser extraordinaria permitió disfrutar de todas sus propuestas (en el caso de Ghost fue realmente buena). Sin embargo, para sorpresa nuestra, el sonido de Maiden fue, siendo benévolos, tan solo aceptable. De hecho, desde el primer momento la voz de Dickinson estuvo muy alta en comparación al resto de la banda, aguda y en ciertas ocasiones incluso distorsionaba. Lo curioso (y aquí es cuando tendríamos que ponernos en plan técnico hablando de compresiones y tal) es que en los pasajes instrumentales, toda el volumen del grupo subía y se escuchaba con total nitidez a cada uno de sus miembros. Al momento de volver a cantar Dickinson, el grupo bajaba de volumen y se difuminaba todo. Un tirón de orejas bien fuerte para el ingeniero que consiguió el peor sonido del festival (y no teníamos el viento huracanado de Madrid para echarle la culpa).

    Y dejo para el final lo más escándaloso, pero no seré yo quien lo explique; para ello dejo a Enrique Herrero y Carlos Herrero de la web HellPress, quienes en su crónica del Sonisphere de Madrid se hicieron eco de lo que yo y muchos pensamos:

“El primer patinazo serio vino con “Afraid To Shoot Strangers”. Es una composición soberbia y se ejecutó de maravilla, pero ese no es el problema. Con la dinámica que sigue Irron Maiden en sus giras desde hace unos años, centrándose en determinadas etapas del grupo, la podían haber guardado para la próxima, que será presumiblemente la previa a la llegada de Blaze, o lo que es lo mismo, “No prayer for the dying” y “Fear of the dark”. Si no es en esta (que espero se llegue a realizar) puede entrar en cualquier otro set de sus giras porque, como digo, es una canción estupenda. Lo que no tiene lógica es que se toque esta canción, grabada cuatro años después de la gira Maiden England. No hay coherencia en la elección de temas, y el sitio que ocupan algunos se lo están robando a otros que sí serían imprescindibles para recrear al cien por cien una época concreta de la Doncella.

Lo que no se puede aceptar es que esta gira se venda como un revival de Maiden England porque, sencillamente, no lo es. Al margen de incluir canciones que son posteriores a 1988, Iron Maiden ha dejado pasar otra vez la oportunidad de hacer algo histórico y que se le demanda desde hace tiempo, y no es otra cosa que tocar “Seventh son of a seventh son” por orden y al completo, que es el espíritu con el que se grabó en su día su obra maestra. Al fin y al cabo, son 44 minutos de disco, y aún te queda casi una hora para completar con mucho material.”

   Amén. El resto de su crónica la podéis disfrutar en este enlace. No les falta razón. No sé si han tenido miedo de que por ser fieles a la moto que habían vendido sobre la reescenificación de la gira “Maiden England” no iban a poder incluir otros temas favoritos de los fans, pero lo cierto es que Iron Maiden es una de las pocas bandas que tienen asegurado el lleno en cualquier estadio año tras año. Así que el motivo de esta gira daba la oportunidad de hacer partícipe a los fans de algo único y diferente, y al final nos hemos quedado con la sensación de más de lo mismo.
A ver, que nadie me malinterprete, aun con todo lo negativo expuesto, Maiden son Maiden y su magnetismo y capacidad de embrujo en directo siguen inalterados; los problemas de sonido no tienen que ver con ellos y la salud de las cuerdas vocales de Dickinson es algo que se veía venir y que por el momento no es demasiado grave (mucho peor está Rob Halford). Pero el publicitar una cosa y luego encontrarnos con un set-list diferente no es agradable. Al final todos salimos contentos ante tanta descarga de potencia y feeling, pero eso es lo que nos vamos a encontrar siempre en sus conciertos (¡ojalá!); a esta gira le pedíamos algo más y no lo recibimos.

.

anthrax logo

    Otra formación que tiene un cariño especial a España y que es asidua a festivales veraniegos son los Anthrax. Los míticos trashers son conocidos por aunar potencia, dureza y diversión, algo que no es nada común en su estilo. El concierto además estuvo plagado de sorpresas: un sonido claro y excelente (pese a la brutalidad de muchas de sus partes rítmicas), un juego de luces que rivalizaba con el de los Maiden, el mejor Joey Belladonna que hemos visto en años (nunca ha sido Pavarotti, pero esta vez no tuvo ningún problema vocal) y un set-list festivalero y adictivo a más no poder.

    Anthrax, como he dicho, tienen un gran bagaje en festivales, y sabedores de que el tiempo es más breve y que según a la hora que salgan el público puede estar ya exhausto, se centraron en elegir el set-list más  marchoso posible en vez de promocionar el último álbum de turno como hacen muchas otras bandas.
De este modo fueron sonando temazos como “Among the living”,“I am the law” “Indians”. También hubo espacio para versiones sorprendentes y ajenas a su estilo, como “TNT” de AC/DC que nos dejó a todos alucinados, “Got the time” de Joe Jackson o “Antisocial” de Trust, aunque ésta última al llevarla tocando desde los 80 ya parece propia.

    Y si esto fuera poco, encima tuvimos homenaje a Dio y Dimebag Darrell con “In the end”, enormes fotos de ambos a cada lado del escenario y un Belladonna imitando en sus gestos (cuernos incluidos) y movimientos al mítico cantante.
El homenaje también continuaría con un fragmento del Raining blood” de Slayer que sonó empalmada a la rapera “I’m the man” y sirvió de recordatorio a Jeff Hanneman.

    Tremendo show el que nos ofrecieron, intenso, potente, divertido y por desgracia corto.

.

.

megadeth logo

.

    Llegó el turno para el otro representante en el festival del mítico Big 4. Pese a ser ya tarde y levantarse algo de frío (por fortuna bastante soportable) nadie parecía querer abandonar el recinto. Su show no fue de los más destacables del festival, pero sí que ganaron por goleada en una cosa: las proyecciones infográficas en las pantallas traseras. No tendríamos los monstruos de Maiden, pero en cambio el visionado de las imágenes proyectadas en las pantallas era hipnótico.

    Un enorme montaje con varias pantallas en la parte de atrás del escenario proyectó un video en el cual una serie de grúas comienzan a fabricar el logo de la banda entre fuego, chispas y humo. Finalmente, cuando ya estuvo montado, aparecieron los músicos para comenzar con “Trust”. Al terminar, Dave Mustaine (que se mostró bastante comunicativo entre canciones) nos saludó con un cálido “Buenas noches Madrid”; como era de preveer, mucha gente silbó enfadada pero contrariado consigo mismo, pidió perdón enseguida.

    A continuación presentó un par de temas de su último trabajo “Super Collider”: “Super collider” y “King maker”. Gustaron al público y siguen la excelente línea que Megadeth mantiene en estudio desde hace unos años, pero no tuvieron la acogida que sí tuvieron los temas que todos esperábamos como “Hangar 18”, “Countdown to extinction”, “A tout le monde”, “Holy wars… The punishment due” o “Symphony of destruction”.

    Si bien la selección musical fue excelente y todo el montaje de luces y videos impresionante, tres detalles marcaron negativamente su actuación y la condenan a la peor de todo el festival.
En primer lugar lo estático del grupo. Vale que Mustaine debe de andar siempre cerca del micro, pero estábamos acostumbrados a algo más de movimiento por parte de Ellefson o Broderick. Todo el grupo rindió instrumentalmente al más alto nivel (ahí estábamos sin quitarle ojo a las manos de Chris Broderick), pero todos se mostraron muy frios, como con ganas de cumplir con la papeleta lo más rápido posible.
Segundo, lo flojo de la voz del vocalista en la mezcla general, así como la casi inexistente pista de bajo.
Y tercero, aunque es casi algo más bien positivo, que esta vez Mustaine NO SE QUEDÓ MUDO sino que al menos cantó con una PUTA MIERDA DE VOZ. Atrás queda el recuerdo del Sonisphere con el Big 4 de 2.010 desde Sofia y la emisión para todo el mundo en cines, o un mes después su actuación en la primera edición de Getafe; conciertos donde la vergüenza ajena se extendió ante los asistentes que no daban crédito a lo que veian y (no) escuchaban. Aquí al menos cantó muy mal pero cantó.

    Por muy crudo que pueda parecer, Mustaine todavía puede hacer mucho como guitarrista, compositor y letrista, pero debería plantearse de una vez dejar de cantar y ceder el protagonismo a un nuevo miembro. Ya sabemos que JAMÁS ha sido un buen cantante, pero lo de ahora roza lo patético.

.

.

avantasia logo

.

    Y ya llegamos al final. Fue una auténtica pena la desbandada general que hubo para este concierto. Sí, eran casi las dos de la madrugada y atrás quedaban doce horas de intenso metal, pero dan ganas casi de alegrarse, puesto que los que nos quedamos fuimos obsequiados con EL MEJOR CONCIERTO de este Sonisphere.
Por primera vez en Barcelona se presentaba el proyecto paralelo de Tobias Sammet de los Edguy, llamado Tobias Sammet’s Avantasia.

Admito que nunca había seguido a esta banda ni a Tobias. Es conocido el poco amor que profeso por el power metal pero con este concierto se me acabaron los prejuicios.

La escenografía, compuesta por unas gradas en las que están situados la pareja de coristas, el teclista y el batería, y sobre estas un complejo entramado de luces, y en todo el fondo una gran tela con la portada del útimo disco, era espectacular a la par que elegante.

Nada más comenzar ya empezamos a flipar. Felix Bohnke de los Edguy estaba a la batería. Sasha Paeth de  KamelotRhapsody on fire se encargaba de la guitarra solista. Y… espera… ¿no es esa Amanda Sommerville la mujer del dúo de coristas?
Pero eso no fue todo, puesto que las sorpresas fueron continuas. En cada canción iba apareciendo un nuevo invitado. Tobias no los presentaba, dejaban que empezaran a cantar mientras el público se preguntaba ¿pero de verdad es él? Llegado un momento Tobias ya los presentaba consiguiendo entonces una enorme ovación. Michael Kiske, Eric Martin, Ronnie Atkins de Pretty Maids y Bob Catley de Magnum fueron apareciendo para realizar duetos con Tobias o entre ellos. La propia Sommerville también dejó su papel secundario para maravillarnos en un par de canciones. Toda una constelación de estrellas que nos dejó con la boca abierta. Aunque bien mirado no era ninguna sorpresa puesto que en la web oficial de Avantasia ya estaba anunciada la lista de invitados. Lo que no entiendo es porque no mencionó esto en ningún momento la organización del Sonisphere, quizás se hubiera podido evitar parte de la deserción.

    Entre otras composiciones fueron cayendo “The  scarecrow”, “Reach the light”, “Breaking away”, “Lost in space”, “Spectres”, “Farewell” o “Sing of the cross”, con la que se despidieron y que tuvo a todos los invitados sobre el escenario en un final memorable.

    Dado mi desconocimiento casi total de la carrera de esta banda (algo que no tardaré en subsanar) no puedo decir si el set-list seleccionado fue bueno o no. Solo puedo mencionar que lo que vi sobre el escenario me dejó de piedra. Una música compleja pero agradable de escuchar, una banda de acompañamiento extraordinaria y una serie de vocalistas que pese a sus tonalidades y estilos diferentes, encajaban como un perfecto engranaje, como la maquinaria del más preciso de los relojes suizos.
Pero no solo eso, sin querer vacilar, soy incapaz de poner un número a los conciertos que he asistido y en otro tiempo fui técnico de sonido, y pongo la mano en el fuego a que este show tuvo EL MEJOR SONIDO que servidor haya podido escuchar jamás. Todos los instrumentos se escuchaban con definición, ocupando cada uno su espacio en el panorama stereo sin molestarse entre sí. Y los de las voces ya era de escándalo, puesto que no había problema en diferenciar cada una de ellas y sus diferentes matices, incluso cuando todos los vocalistas estaban sobre el escenario.
Desde luego, muy poquita diferencia había de escuchar eso a un CD.

    Al acabar el concierto, el propio Tobias se disculpó por no haber podido desarrollar todo el show al completo. Mencionó que los conciertos de Avantasia traen a más invitados y que duran más de tres horas. Pero se comprometió a volver antes de ¡cuatro años! y tocar el show al completo. Curioso, nunca nadie había dado un plazo tan largo de tiempo. Así se cura en salud, puesto que tiene tiempo para prepararlo y si al final no sale bien, siempre puede argumentar que “en cuatro años han pasado muchas cosas”.

   De todos modos, y hablando exclusivamente de Barcelona, poco futuro veo a Avantasia aquí. Su propuesta necesita de un marco grande, ya sea el Palau Sant Jordi o el Palau Olímpic de Badalona, lo cual suena a chiste a no ser que hablemos de los cuatro grandes de siempre. Como mucho podría llegarse a meter en un Poble Espanyol y aún así no los veo llenando las 5.000 localidades de que dispone, y más teniendo en cuenta el cada vez menor apoyo que esta ciudad brinda a según qué estilos. Y no olvidemos el tremendo coste económico que debe de ser movilizar una gira con tal cantidad de estrellas.

    Pero bueno, no nos amarguemos y quedémonos con el grato recuerdo de los claros triunfadores de este evento.

.

.

CONCLUSIONES

….Este Sonisphere nos ha traído gratas sorpresas. El cartel a priori no era demasiado atractivo: bandas semidesconocidas mezcladas con los grupos importantes de siempre que nos han visitado mil veces. Por otra parte, la mezcla era más variada que no en el primer Sonisphere de 2.009, cuya selección de artistas iba de lo burro a lo más salvaje. Pero hay que reconocer que en general todos rayaron a gran altura, incluidos los Megadeth aunque los pongamos en último lugar. Voodoo Six, October File y Red Fang realizaron conciertos muy similares y animados. Jason Newsted con sus Newsted reivindicó con éxito su puesto entre lo más destacado del metal moderno aun sin tener ningún larga duración editado. Sorprendente también fue la calidad musical de Ghost y su impactante presencia, pero es justo reconocer que no estaban en el marco más adecuado. Anthrax realizaron uno de sus mejores shows en años y el segundo mejor concierto de este festival. Iron Maiden no llegaron a la excelencia esperada pero demostraron una vez más porqué están en la élite del heavy metal. Y Avantasia fueron los vencedores indiscutibles.

A nivel organizativo la cosa fue muy bien salvo por un par de puntos. Cantidad más que suficiente de puestos de bebidas (con precios caros, eso sí) y lavabos, y pese a la escasez de restaurantes, la diligencia y velocidad de los trabajadores fue digna de mención. ¡Y hasta tenían un restaurante vegetariano!
Y tal y como nos confirmaron algunos vecinos de la zona, no han tenido ninguna queja en la semana de montaje ni en los ensayos, no como en el Primavera Sound cuyas quejas por el volumen en las pruebas llevaron a algunos vecinos a denunciarlo a la Policía.

….Lo que sí fue lamentable, y es un problema que se repite año tras año, es que se abran puertas quince minutos antes de la hora. Y no me quejo de que haya que pasar por dos controles, pero sí me quejo de que los grupos que abren estos festivales merecen tener la oportunidad de que la gente los vea. Si luego los asistentes prefieren ir a comprar merchandising o cerveza vale, pero que sea porque lo han elegido, no porque estén en la cola fuera del recinto.
¿No interesaría más a la organización abrir una hora o dos horas antes? Así ganarían más con la venta de bebidas y merchandising, y la gente podría disfrutar del primer show.
De todas formas, esto es en referencia al primer grupo, pero de la escasa asistencia al segundo y al tercero ya tiene culpa la gente, puesto que hablamos de un festival en sábado y a un precio más que aceptable. ¿Se trata de falta de respeto? ¿Falta de interés? ¿Interés solo por los cabezas de cartel que ya han venido tropocientas mil veces? ¿Pagaría la gente por un festival con un cabeza de cartel de contrastada solvencia como Saxon o Anthrax, aunque no sea de “primera división”? Y para evitar la situación mencionada, ¿la solución sería meter a un grupo de los gordos nada más empezar para asegurar la mayor asistencia de gente? ¿Aceptarían esos grupos salir de día y que después de ellos actuase un grupo “menor”?

.

….Otro tirón de orejas está al tema de la división de zonas. O sea, el Black Circle de 100€ y el resto. Antes no pasaba pero ahora en cada vez más sitios si quieres estar en primera fila has de pagar un suplemento. Eso lo vería bien sino fuera por los problemas que se han presentado este año.
Por un lado, en los primeros conciertos veías a un grupo numeroso de gente tras la valla, y dentro de la zona VIP y cerca del escenario un enorme claro.
Segundo, que a partir de Ghost y la llegada de los grupos principales la zona VIP estaba tan a reventar como la normal. Si se trata de pagar casi el doble para estar cerca del escenario y sin sentirte como sardinas en lata, y luego resulta que has de verlo a treinta metros de distancia y apretujado, ¿qué diferencia hay de pagar 60€ a 100€?

.

En fin, no existe el festival perfecto pero la valoración global de esta edición fue muy positiva. Ojalá las “autoridades intelectuales” de esta bendita ciudad permitan que podamos tener al menos un festival de heavy metal al año.

Por cierto, recordaros que en este enlace puede leer la primera parte de esta crónica, que mañana viernes nuestro compañero Juanjo Pelegrín nos trae la crítica al último trabajo de los Tobias Sammet’s Avantasia y que el fin de semana dedicaremos la sección de los Weekend Videos a todas las bandas que han actuado en el festival. De esta manera completamos una semana dedicada íntegramente al Sonisphere 2.013.

.

TEXTO: Albert Sanz