El programa de radio más veterano dedicado a la música de guitarristas y bajistas.

Xperience Live!: Be Prog! My Friend (11/07/2.015) (Parte I)

La arriesgada propuesta de la promotora Madness Live! Productions consolida al Be Prog! My Friend como un festival de referencia a nivel europeo en el ámbito del rock progresivo.

conciertos2.

BP!MF 2015.

….Y por fin llegó el gran día. El Be Prog! My Friend, festival al que le dedicamos muchas líneas en su primera edición —crónica aquí—, afrontaba el difícil reto de repetir e incluso superar el éxito de crítica. Éxito de crítica, puesto que semanas después de su realización, en el grupo de FaceBook del festival llegaron a admitir que habían perdido dinero; imaginamos que por la mínima, lo cual les llevó a intentarlo de nuevo.


Cambios respecto a la primera edición

    Es evidente que había que hacer cambios, ver en qué habían fallado y cómo mejorar. De entrada, se aumentó el número de grupos hasta doce, y se creó un nuevo escenario para que las actuaciones fueran un non-stop. En un comienzo se habló —y se llegaron a dar los horarios— de trasladar a varios grupos a la discoteca ubicada en el mismo recinto del Poble Espanyol, pero enseguida se vieron los problemas: capacidad para unos 500 asistentes y conciertos solapados, con lo cual las bandas que actuasen a la vez que los cabezas de cartel apenas iban a tener público.
Al final la decisión fue montar dos escenarios en la misma plaza central, y mientras en uno actuaba una banda, en el otro se procedía a la preparación del siguiente concierto. La idea fue buena, ya que apenas requería de traslados por parte del público (si es que moverse veinte metros se puede considerar un traslado) y todos los grupos tendrían las mismas oportunidades en cuanto a público presente. Llegados a ese punto, sólo dependería de su pericia a la hora de defender sus propuestas para mantener el interés de los asistentes.

    El problema es que la elección del escenario secundario fue del todo errónea. Pero de eso hablaremos un poco más abajo, en el apartado “Problemas diversos”..

    Otra novedad fue las firmas de grupos. El primero de ellos fue Devin Townsend y su banda. Fue una pena perderse parte de la actuación de Riverside, pero era una oportunidad que no podíamos pasar por alto..

    Y para finalizar este apartado, comentar que otro punto de diferencia respecto al año pasado fue la ubicación del puesto de merchandising. Esta vez estaba justo en la entrada y era de mayores dimensiones. De todas formas, el puesto era pequeño para la cantidad de gente que había, llegando a formarse colas largas, y también sorprendió la poca variedad de merchandising para tratarse de doce bandas, aunque de esto la organización no tiene culpa.


Selección de los grupos

    Como siempre, es imposible contentar a todo el mundo, máxime cuando el rock progresivo es un género tan amplio en su acepción, que a veces parece que todo valga. Al menos la propuesta ha sido más variada que en el año anterior, puesto que Antimatter, Alcest y Anathema brindaron un exceso de post-rock, shoegazing y ambient, del que nos hemos librado este año. Quizás habría faltado alguna banda más de corte clásico setentero. Fish en su momento y ahora Camel han aportado el toque de elegancia clásica, pero se echaba en falta algo más en la misma onda.

devin_townsend    Devin Townsend Band tampoco es que se puedan englobar en rock o metal progresivo, pero lo cierto es, que en el mundo del heavy metal, el ex cantante de Steve Vai es un subgénero en sí mismo y no desentonó con el resto de bandas.

    Tampoco gustó la caída del cartel de los británicos IQ, otra banda con un gran apoyo en redes sociales. El porqué creo que nunca se sabrá, pero al menos la promotora reaccionó rápido. “Dice la leyenda” que alguien de la organización se enteró de que Vincent Cavanagh de Anathema iba a asistir al festival como uno más del público —igual que lo hizo, por cierto, el gran guitarrista Yossi Sassi, ex miembro de Orphaned Land—, y que le propusieron tocar. Así que con apenas un par de semanas de tiempo, improvisó un set acústico con loop station que quedó bastante curioso.

    La parte más polémica vino por la inclusión de Meshuggah como uno de los dos cabezas de cartel. Sus polirrítmias y el tratamiento de sonido tan original que hacen a sus líneas de guitarra y bajo les otorgan un punto de diferencia y originalidad frente al resto de propuestas similares de corte heavy, pero de ahí a otorgarles la etiqueta de rock o metal progresivo va un trecho.
Sí, tienen ese algo diferenciador, pero creo que su inclusión en un ente tan amplio y abstracto como es el progresivo no es correcta.

    Otro detalle es, en nuestra opinión, que su propuesta es demasiado densa, salvaje, animal, y una hora y media de su música desarma a cualquiera. Sobretodo tras llevar unas buenas horas aguantando de pie el festival. Además, ya nos han visitado en más de una ocasión, y teniendo en cuenta que desde antes de la primera edición la gente ya estaba pidiendo sin descanso la inclusión de Devin Townsend —el cual nunca había venido a Barcelona—, no habría estado de más haber reducido a Meshuggah a una hora y haber alargado a Devin hora y media como uno de los cabezas de cartel.

.

the algorithm

    Y por último, destacar las dos propuestas más arriesgadas: The Algorithm y RobotPorn. Sobre los primeros, decir que fueron la sorpresa del evento: metal progresivo, math metal, djent, house, dubsted, tecno y mil estilos más fusionados en una mezcla inédita, que dejó a todo el mundo alucinado.
Y respecto RobotPorn hay que agradecer y a la vez dar un tirón de orejas a la organización, por ser el único representante español de la jornada. Dúo formado por la DJ Lorena Frantic y el guitarrista Achokarlos —uno de los primeros youtubers guitarreros españoles—, trajeron una experiencia similar a The Algorithm basada en una mezcla de djent con guitarras de ocho cuerdas y dubsted, y tuvieron que lidiar con la desbandada masiva tras la actuación de Mesuggah y ser la última banda del festival.

    Por otra parte, si bien la agresividad y contundencia de su propuesta pudo haber sido del agrado de los fans de Mesuggah, por el momento, el dubsted no tiene nada de progresivo, con independencia del uso de eléctronica. The Algorithm, si bien estilísticamente se les acercan, muestran un repertorio con muchos cambios de ritmo y estilo, una música más difícil de captar, y por tanto, más acorde con los postulados del progresivo. Y lo visto en RobotPorn no. Y que conste que lo disfruté, pero ahí ya entran mis gustos personales. Como aficionado boté y me lo pasé en grande; como prensa opino que hay otras bandas en nuestro país muy interesantes dentro del rock progresivo y más apropiadas que ésta.

    Y que sólo haya una de doce no habla bien del trato dispensado al producto nacional por una marca de nuestro país que cada vez está más consolidada en este ámbito.

robotporn


Sonido e iluminación 

    En cuanto a iluminación, el Be Prog! My Friend cumplió con creces lo que podíamos imaginar. Además se evitó la jodida moda que nos encontramos desde hace unos años: la de iluminar los conciertos sólo con tonos rojos o azules, lo cual es ideal para no hacer foto decente alguna.

    Donde destacó mucho este apartado fue en el escenario secundario. Ya he comentado todos los problemas de visibilidad, pero el efecto de las luces en ese punto fue espectacular, como iréis viendo en las crónicas de los grupos que actuaron ya de noche allí.

YYYYY sobre sonido, pues tuvimos una tarde-noche muy regular. Hubo gente que se quejó del escenario secundario. Tal vez no sonara al mismo volumen, pero no hay que confundir potencia con calidad. Y hay que tener en cuenta que la plaza central del Poble Espanyol es grande, sí, pero no descomunal, así que el volumen enviado por la P.A. secundaria fue más que suficiente.

    No obstante, cuando se trabaja en un festival con muchos grupos y cada uno lleva su propio técnico de sonido, es cuando existe un criterio diferente por grupo. Y es cierto que en asuntos de audio el tema es un tanto subjetivo, pero cuando todo el mundo rajó el año pasado de la infame mezcla del concierto de Pain of Salvation y en esta ocasión de lo sucedido en Devin Townsend Band, no hay subjetitividad que valga. “Cuando el río suena, agua lleva” es un refrán perfectamente aplicable en esta ocasión.
Y es que el concierto del canadiense se saldó con un suspenso en cuanto a sonido. En primer lugar, las dos guitarras se oían muy flojas, haciéndose una pelota entre sí, aunque ésto mejoró antes de la mitad del concierto. Pero lo que nunca mejoró fue la voz, que se escuchó a un volumen tan flojo que costaba entenderlo.

    El estilo vocal de Townsend siempre se ha caracterizado por tres elementos: su excelsa técnica y expresividad, y por el uso y abuso de reverberación, convirtiendo a sus líneas vocales en algo etéreo, como si flotasen, contradiciendo la norma de la música vocal en que la voz ha de tener la máxima presencia (una muestra la tenéis en el siguiente enlace). Sin embargo, la contrapartida en que a más reverberación, más lejana parece la voz, y por tanto, más floja suena, y esto no lo tuvo en cuenta el técnico de sonido.
No es lo mismo la mezcla para un disco que para un directo.

    Ya lo comenté en la crítica de la anterior edición, que sería necesaria la creación de la figura de un comisario de sonido que vigilase todo esto. Todo el festival fue excelente y regular en el apartado del sonido, lo cual se agradece, pero luego no se entiende un bajón de calidad tan tremendo como pasó en esta ocasión.


Problemas diversos

    Como es habitual en los festivales, volvió a cumplirse una premisa que odio absolutamente: el primer grupo comienza a tocar apenas media hora antes de que se abran las puertas. Vale que las 5.000 personas que pueden caber en el Poble Espanyol no estaban allí para ver al primer grupo, pero unas 1.000 es posible que sí. Y entre enseñar la entrada y ser cacheado, es imposible no perderse parte de la primera actuación (o toda) a no ser que estuvieses en los primeros lugares de la cola.
Aquí pasó esto, haciendo que mucha gente no pudiera ver el concierto de Riverside al completo. Es una falta de respeto al grupo por no tener oportunidad de mostrarse ante el público ya que éste aún está entrando, y una falta de respeto al público que ha pagado por ver a todos los grupos, sean de su interés o no. Una vez dentro del recinto, la gente ya decidirá si ir a tomar algo a algún puesto, comprar merchandising, hablar por el móvil o atender al concierto, pero que se les de la oportunidad de elegir.
Si encima hablamos de que Riverside, fuera de los cabezas de cartel, era una de las bandas de las que más se hablaba en redes sociales, pues se trata de una situación aún más lamentable el hecho de que les tocase abrir la velada. Tal vez la organización decidió comenzar con artillería pesada, para atraer a los asistentes que suelen pasar de los primeros grupos o de teloneros en conciertos de una sola banda (lo cual en Barcelona ocurre constantemente); esta idea me parece excelente, pero si luego no da tiempo a entrar a verlos, pues apaga y vámonos.

    Y si menciono a Riverside por haber sido los que abrían el festival, es inevitable mencionar a RobotPorn por cerrarlo. Ya he valorado un poco más arriba que no debían de haber sido incluidos en la programación, pero ya que estaban, se les tenía que haber considerado de otra manera.
De toda la vida el cabeza de cartel ha sido el último grupo en tocar. De un tiempo a esta parte, los festivales han cambiado esta premisa por la de que el cabeza de cartel es el grupo que más tiempo está sobre el escenario. Con lo cual, su actuación puede ubicarse en medio del listado de bandas. Teniendo en cuenta que en los festivales de metal el promedio de edad de los cabezas de cartel suele ser bastante respetable, es fácil entender que unos Iron Maiden o AC/DC no quieran tocar a las tres de la madrugada. Pero el problema estriba en que tras el último grupo importante, no debería de tocar nadie más. Si ya el año pasado con Pain of Salvation, que no es precisamente una banda menor, o en la edición del último Sonisphere español con Tobias Sammet’s Avantasia, que a la postre llevaban toda una constelación de estrellas del rock como invitados, se marchó al menos un 50% de los asistentes, ¿qué no iba a pasar tras doce horas de festival con RobotPorn? Pues pasó lo que pasó: debandada general.

.

    El asunto del escenario secundario también trajo de cabeza a los asistentes. Perdonad mi nulo dominio del grafismo, pero creo que una imagen vale más que mil palabras:

Pueblo_Espanyol_Barcelona_Plaza_Mayor

profesionals-005

    La flecha verde indica la posición del escenario principal (la segunda foto no pertenece a este festival, pero a efectos explicativos va bien), la roja es el escenario secundario y la gris es un largo y ancho pasaje elevado con una valla.
La organización colocó el escenario secundario donde la flecha roja. No recuerdo el nombre de este tipo de edificación, pero en muchos pueblos es corriente la existencia de este tipo de escenarios hexagonales u octogonales, muy elevados y usados en eventos culturales.
Pues ya que estaba hecho, ahí metieron a la mitad de los grupos. Hay que reconocer que al entrar la noche, el juego de luces y cómo se proyectaban en el interior de la estructura y en las columnas era espectacular, pero aún así, el resultado fue decepcionante. Al margen de que el sistema de P.A. era de inferior potencia (aunque reconozco que que los grupos que ahí actuaron sonaron a la perfección mientras que los del escenario principal tuvieron algún que otro inconveniente), el gran problema fue la visibilidad de los músicos. El escenario está alto, tiene una valla que lo rodea en todo su perímetro, es pequeño, y los músicos no podían acercarse a la valla ya que por delante tenían sus monitores; y además están las columnas, por lo que apenas podía vérseles.
Es cierto que se habilitó una plataforma de madera enfrente del escenario, más baja y cercana al público, pero los músicos tenían que salir por detrás, dar la vuelta a la estructura y subir a la tarima. Y pocos hicieron uso de esa opción.

    En las dos fotos he añadido una flecha gris. En ese largo pasaje es donde creo que debería haberse montado el otro escenario. No creo que hubieran impedimentos técnicos, el espacio es suficiente para un escenario de buenas dimensiones y pese a estar a la misma altura que la zona del que acabó siendo el escenario secundario, es un espacio abierto, por lo que la visibilidad para los asistentes desde cualquier punto en el que se encontraran iba a ser perfecta.

.

vincent cavanagh    La idea de una gran fiesta non-stop, fue buena. Y aunque imagino los problemas para los técnicos por no poder hacer una correcta escucha de su grupo a sonorizar, por tener a otro a treinta metros de distancia tocando con unos cuantos miles de watios de potencia, esto no fue molesto para los asistentes.
No del todo al menos. Dado que la actuación de Vincent Cavanagh fue en formato acústico, era imposible no escuchar la prueba de sonido de los técnicos de Devin Townsend Project. Es verdad que para ser una prueba de sonido fue bastante tranquila y respetuosa, pero era imposible no escuchar ningún golpe de batería o breves riffs de guitarra.
Como imposible le fue a Devin Townsend no darse cuenta de esto, el cual, provisto de un impresionante oído, fue capaz de captar por encima del volumen de sus monitores y su P.A. la prueba de sonido de Leprous, comentando irónicamente en un par de ocasiones que le resultaba curiosa la situación de estar tocando mientras otro grupo está haciendo su prueba.

.

    La actuación de Mesuggah, polémica aparte por su elección, también será recordada por su agónico comienzo. La teoría del non-stop no se cumplió en esta ocasión. La elección de The Algorithm para tocar entre Camel y los suecos fue de lo más inteligente, ya que tras una dosis de progresivo clásico y relajado, The Algorithm nos cambió el chip de golpe, rompiendo todos los esquemas, y calentando el ambiente de forma insospechada para el concierto de Mesugghah. Pero lo que hubiese sido una orgásmica unión entre la música de ambas formaciones, se convirtió en un coitus interruptus de casi diez minutos en los que el grupo no salía a escena. Y cuando lo hicieron, tocan un tema y se pasan seis minutos más sin poder continuar por diversos problemas técnicos.
Una lástima.

.

YYYYY hasta aquí llega esta primera entrega. En breve, la segunda parte en la que hablaremos de lo más importante: la música.

.

TEXTO: Albert Sanz
FOTOS: FaceBook de los artistas y Google (las vistas aéreas del Poble Espanyol)

Etiquetado como: , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Web de la Ona de Sants-Montjüic

¡Escucha la Ona de Sants-Montüic en directo!

FaceBook Oficial de la Ona de Sants-Montjüic

A %d blogueros les gusta esto: