El programa de radio más veterano dedicado a la música de guitarristas y bajistas.

Crítica: MindSplit “Charmed human art of significance”

  

  • Artista:      MindSplit
  • Sello:         Lion Music
  • Año:           2.010
  • Estilo:        Heavy metal progresivo, Heavy metal neoclásico, Heavy metal, Rock Sinfónico
  • Contacto:  Web  de la banda y de la discográfica

 

CALIFICACIÓN TÉCNICA                    

  • Nivel de técnica: 8/10 
  • Velocidad: 8/10
  • Variedad de fraseo, recursos y técnicas: 8/10 
  • Nivel de coñazo virtuosístico: 0/-10 
  • Calidad producción (equilibrio en la mezcla, masterización, etc.): 8/10
  • Calidad presentación (carátula, libreto, etc…): 7/10
  • PUNTUACIÓN: 8,2/10

           

CALIFICACIÓN MUSICAL                

  • Calidad musical: 9/10
  • Nivel de feeling: 7/10
  • Posibilidad de escucharlo de un tirón: 10/10
  • Ganas de hacer “headbanging”: 6/10
  • PUNTUACIÓN: 8/10

           

PUNTUACIÓN TOTAL: 8,1/10

  

    En el mundo de la música ya está todo inventado. Solo hay un número determinado de notas y la cantidad de acordes y escalas que pueden crearse con ellas es finita. Por tanto, intentar encontrar una banda que sea original es imposible. Pero sí es posible (y deseable) encontrar una banda que dentro de un estilo determinado, abogue por la creatividad y por intentar hacer algo diferente o al menos “poco escuchado”. El resultado no va  ser ni muy original ni muy diferente, pero siempre se agradece el intento por no sonar demasiado a otros grupos anteriores. Si hablamos del género del hevy metal progresivo está bien claro que para bien o para mal, quienes ostentan hoy por hoy el sonido del estilo son los Dream Theater. Sí, bandas como Vanden Plas, Symphony X u Opeth también son referentes en el estilo, pero los Theater son los reyes (hablo de popularidad y no de calidad). Así que inevitablemente, casi cualquier banda va a sonar a DT o alguna de las otras tres, o a un poquito de cada. La cuestión es… ¿qué hacemos cuando nos encontramos a una formación, que si bien tiene elementos de las anteriormente citadas, conservan al menos en un 50 % un sonido y estilo propios? Pues ¡pregonarlo a los cuatro vientos! Estos señores se hacen llamar MindSplit.

    El grupo está formado por Mathias Holm a las guitarras, H.B. Anderson a las voces, Conny Payne al bajo, Jon Skäre a la bateria y Jonas Lidström a los teclados. Pero además han contado con la colaboración de Berger al saxo, Melody Payne a las voces, el coro de voces masculinas Nordanstigs Manskör y Mikael Rosengren a los teclados.

     Estos suecos sacaron a la venta el pasado septiembre su primer LP a través del sello Lion Music, pero no por ello no tienen experiencia. De hecho, Holm y Anderson ya habian estado juntos en los 80 en la banda de hard rock The ‘n’ Sin. El duo encontró en 2.007 al bajista Conny Payne, quien tenia ganas de explorar nuevos sonidos y nuevas vias dentro del metal progresivo virtuoso y la banda se completó con los músicos de sesión Jon Skäre y Jonas Lidström.

    Según la información que nos ha enviado la discográfica, la gestación de este “Charmed human of significance” (en adelante “C.H.A.O.S.”) es de lo más curiosa: H.B. Anderson encontró un diario con notas de su tatarabuelo Xerxes Anderson, quien bajo el apodo de Profesor Xandau fue un prestigioso psicólogo y terapeuta a comienzos del siglo XIX. El diario recogía notas de las sesiones realizadas tanto en USA como en Europa y para la banda fue un descubrimiento tener a su alcance tal cantidad de historias que poder contar. Según el cantante, “esas notas muestran a donde va la mente humana en diferentes situaciones. Aunque no hay nombres y todos los casos son anónimos, no deja de ser una literatura fabulosa y una lectura que te deja sin aliento. El cerebro humano es realmente raro y complejo. Se puede decir sin duda que hay varias vidas en tu propia vida”.

    Sin poder asegurar que se trate de una obra conceptual, sí que es cierto que a nivel de letras todo el disco parte de la misma premisa y por tanto la temática a tratar es similar: el análisis de la psique humana con sus miedos, fobias, obsesiones y deseos. Si esto lo aplicamos a un contexto progresivo os podéis imaginar que el complejo resultado sonoro no va a ser para todos los gustos… pero si acostumbras a visitar esta web, no eres de los que te gusta que te lo den todo masticadito, ¿verdad?

    La música deC.H.A.O.S.” ha sido compuesta en su totalidad por Mathias Holm excepto “Through the eyes of a child”, que ha sido compuesta por H.B. Anderson “The awakening” y “Epilogue: The imaginary end” por Jonas Lidström. Las letras pertenecen todas a H.B. Anderson basándose en los testimonios y notas del misterioso Profesor Xandau. De la produccion se han encargado Holm, Anderson y Payne.

 

1.- PROLOGUE: THE AWAKENING: Introducción de tres minutos con un “speech” al principio un tanto metafísico como si lo recitara el mismo Profesor Xandau al que le sigue un rockero tema a medio tempo con ruiditos varios.

2.- SILHOUETTES: Que a MindSplit y a Lion Music no les importan las ventas sino la creatividad es lo que parece deducirse de la primera canción del disco. O eso es lo que parece al analizarla: 12:33 de duración, la más larga del disco, ritmos orientales combinados con escalas cromáticas metaleras, continuos cambios de melodia, estribillo épico, pasajes instrumentales y un magnífico final acústico. Vamos, todo lo que se precie en una canción de metal progresivo virtuoso nivel 10. Un suicidio comercial pero que demuestra el alto nivel tanto en composición como técnica de estos músicos. ¿Una declaración de intenciones? Tal vez. Pero esta canción es perfecta para callar bocas acerca de la valia y potencial de la banda. Encima nos muestra que Mathias Holm es un guitar hero a reivindicar creando uno de los mejores y más elaborados solos de guitarra que hemos escuchado en años. 

 3.- THE TRAVELLER: Y siguiendo con el suicidio comercial nos encontramos de golpe con la primera balada. Balada que no tiene bateria sino percusiones y en la que predominan las tres lineas de guitarra de Holm: dos de ellas que tocan al unísono octavas (que recuerdan al Steve Vai más oriental) y la tercera con delay invertido que crea un aire atmosférico. H.B. Anderson demuestra que sin ser un cantante con una gran variedad de registros puede cantar este tipo de temas con una gran sensibilidad. De hecho, la melodía vocal que sigue a las octavas de guitarra es realmente buena. La mejor balada del disco con el problema de que sabe a poco, y eso que dura tres minutos y medio. ¡Ah! Y no hay solo de guitarra (y no se echa en falta).

4.- PRESENCE OF TIME: La canción se inicia con un contundente riff que se irá repitiendo durante toda ella acompañado siempre con un genial sonido de órgano Hammond. Quizás tengamos aquí el tema menos personal y más Dream Theater del disco. Un tema que combina furia heavy metal con algunos momento más lentos (que no por ello tranquilos) y progresivos. Pese a que Holm no suena a Petrucci para nada, 7:28 de duración dan para un solo a muerte donde demostrar todos los recursos técnicos y un largo pasaje rítmico instrumental. Pese a ser tan“drimziatero” no deja de ser un gran tema “muevegreñas” y en el que Jonas Lidström realmente se sale con el acompañamiento y todo el fondo que crea. Lo que no acabo de entender es esa música circense para finalizar la canción…

5.- …ELSEWHERE?: Otra bonita balada, con guitarras españolas y voz exclusivamente y menos de tres minutos de duración y que sirve de preludio al siguiente tema.

6.- INSIDE THE HEART OF SILENCE: Empieza empalmada con la anterior y con las mismas guitarras siendo acompañadas ahora de los teclados por espacio de un minuto y medio, hasta que la cosa se pone realmente heavy. Tanto la voz como la bateria de Jon Skäre están especialmente contundentes. Por el minuto tres la cosa se acelera de forma sorprendente y la guitarras y teclados neoclásicos nos recuerdan en exceso a un cruce entre Symphony X y Liquid Tension Experiment. Si dijimos que “Silhouettes” tenia uno de los mejores solos de los últimos años, lo mismo podemos decir de esta canción, ya que el pasaje instrumental que precede al solo y el solo propiamente dicho (desde el 4:27 al 6:07) es de una belleza y una técnica superiores.  Si tenemos en cuenta que dura 9:05 y que estaba empalmada con la canción anterior, ya os podéis imaginar que estamos ante otra canción “tranquilita”.

 7.- BATTLE OF THE MIND: El tema comienza con una voz jadeante que llama por teléfono. Debe ser una llamada importante porque enseguida entra el grupo a lo bestia, y tras la intro, el riff principal nos muestra una versión muy oscura y siniestra de MindSplit. El espíritu de Black Sabbath planea por toda la canción. Si hablamos de virtuosismo, tanto Jon Skäre a la bateria y Jonas Lidström a los teclados se llevan la palma aunque no es un tema con una estructura que permita muchos lucimientos.

8.- VISUAL MINDS –  THE ETERNAL FLAME: En cierta manera parece una versión acelerada del anterior ya que mantiene ese tono oscuro. Cabe decir que este tema es totalmente instumental, y pese a ello no nos vamos a encontrar con multitud de solos (tan solo uno). Aunque con tanto cambios de melodia y una complejidad armónica tan alta, ¿además hacen falta solos de guitarra? Holm interpreta otro de sus fabulosos y melódicos solos pero pese a todo no es quien más destaca en la canción. Dada la complejidad y compenetración de la banda, ésta suena como una máquina perfectamente engrasada sin que nadie destaque por encima de nadie.

9.- NMe – MYSELF & I: El single del disco y el que nos muestra un sonido más comercial. De hecho, ciertas partes nos muestran unas líneas de voz y guitarras muy duras con reminiscencias de Pantera. Una canción muy contundente y oscura y prácticamente sin nada de progresivo. El haberla seleccionado como single quizás responda a un criterio comercial que no artístico, al ser la más diferente de todo el disco (aunque la que pueda llegar a más gente).

10.- THROUGH THE EYES OF A CHILD: La segunda balada del disco con su pianito y todo. Tanto el título como la melodía apuntan a una de esas baladas clásicas y cursis con que muchos grupos acostumbran a deleitarnos. No obstante, me gusta como encaja la potente voz de Anderson, quien parece que vaya a soltar un berrido en cualquier momento, aunque sabe contenerse.

11.- A ROOM WITH THOUSAND DOORS: La misma guitarra con que acaba la canción anterior sirve de unión con esta (como lo que pudimos oir en la quinta y sexta canción). Después entran los coros del Nordanstigs Manskör acompañando en latin mientras Anderson canta por encima. La mezcla queda de lo más curiosa pero a la vez es fallida. Pese a todo, y siendo el peor tema de todo el disco, a la vez su carácter diferente y su escasa duración (menos de tres minutos) sirven de bálsamo tras todo lo que hemos estado escuchando y lo que nos queda por delante. 

12.- A PURPOSE OF CIRCUMSTANCE: El grupo entra de golpe y la base rítmica sirve de apoyo a un rapídisimo solo simultáneo entre la guitarra y teclado, en el que ambos músicos tocan como si fueran uno solo. Al minuto y medio entra la voz y la base se frena, no así la bateria de Skäre, cuyo doble bombo se dispara a mil por hora. No obstante, diez minutos de canción dan para mucho, el grupo nos sorprende con un interludio en medio que incluye un bonito solo de guitarra de Holm acompañado de piano, otro de saxo de Berger y la voz femenina de Melody Payne recitando a continuación. Tras volverse el tema por los derroteros heavys de antes, la influencia de Dream Theater se hace muy presente de nuevo y así, a partir del minuto 6:00 y hasta el final, nos encontramos con un largo pasaje instrumental, en el que Holm y Lidström intercambian notas a velocidades de infarto, tanto en guitarra eléctrica como española como en sintetizador y piano. No obstante, no todo es técnica porque sí, de hecho, durante el último minuto de canción, la pareja demuestra una excelente musicalidad.

13.- ABANDONED ECHOES: Sin darnos tregua, el duo Holm/Lidström vuelve a la carga aunque esta vez de una manera muy agradable. Mientras el guitarrista escupe “power chords” distorsionados, el teclista toca con un sonido muy psicodélico, en una onda Yes o Camel. Pese al tono duro de voz, la contundencia de algunas partes y los contantes cambios de ritmo, el estribillo, los coros o el sonido de teclado otorgan por momentos al tema un aire de rock sinfónico clásico muy especial, haciendo que el tema parezca a ratos Yes y a ratos King Crimson. La mezcla se antoja rara y es sin duda el tema más extremo y duro de escuchar del disco.

14.- EPILOGUE: THE IMAGINARY END: Otro “speech” del supuesto Profesor Xandau sobre un precioso colchón de piano y sintetizador, seguido de una voz infantil y que acaba en un ¿disparo? finaliza el disco.

 

    Hasta aquí la crítica de cada tema. Sobre los músicos pues os podéis hacer una idea. H.B. Anderson es un vocalista atípico. No le veo con demasiados recursos, y me da la sensación de estar continuamente conteniéndose para no soltar un berrido gutural letal, pero goza de un timbre de voz especial. Mathias Holm es un virtuoso con un sonido propio que se puede mostrar demoledor en las rítmicas como elegante y creativo en los solos. Lo mismo se puede decir de Jonas Lidström. Sus líneas de teclado van más allá del mero acompañamiento y además también tiene su sonido propio (no sé qué mania tienen todos los teclistas progresivos en sonar como Jordan Rudess). Jon Skäre es también un bateria muy técnico, y si bien no llega al nivel de creatividad de un Mike Portnoy, algunas partes del disco ponen los pelos de punta. En contrapartida, el bajo de Conny Payne no luce como nos gustaría. Es cierto que todo el disco tiene momentos de gran complejidad para todos los músicos, pero digamos que Payne se limita a hacer lo justo (¡lo cual ya es mucho!). Para que nos entendamos: en MindSplit no hay ningún John Myung o Billy Sheehan

 

    Lo que más me gusta del disco es lo arriesgado de su propuesta, aun teniendo en cuenta que el sonido del género es ya de sobras conocido como he mencionado al principio. Pero ¿cómo si no se puede definir el  comenzar el disco con un tema megaépico de más de doce minutos, seguirlo con una balada de tintes orientales y finalizarlo con un tema en extremo barroco y experimental? Si bien muchas bandas pecan por defecto en sus primeros discos y el miedo les impide llegar a más, MindSplit pecan por exceso. El disco no es solamente un derroche de técnica, sino también de creatividad. MindSplit van a por todas, a tocar cada nota de la manera más intensa posible. Es como si hubieran estrujado sus sesos para parir el mejor de los discos posibles. Como si hubieran decidido darlo todo y agotar toda su creatividad en aras de crear la mejor obra posible. Ahora bien, ¿serán capaces de igualar y entregarnos un nuevo “C.H.A.O.S.” la próxima vez?

 

Etiquetado como: , , , , , , , , , , , , , , , ,

6 comentarios »

  1. sin importar el metodo de guitarra que se use, entendamos que esto no se trata de algo volátil. Es algo que tiene una pétrea convicción de dedicación, respeto y sensibilidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Web de la Ona de Sants-Montjüic

¡Escucha la Ona de Sants-Montüic en directo!

FaceBook Oficial de la Ona de Sants-Montjüic

A %d blogueros les gusta esto: