Desde 1.997, el programa de radio más veterano dedicado a la música de guitarristas y bajistas.

Crítica: Ozzy Osbourne “Ordinary man”

Ozzy Osbourne Ordinary Man CD Cover

.


FICHA

  • Artista: Ozzy Osbourne
  • Sello:    Epic Records / Sony Music
  • Año:       2.020
  • Estilo:  Heavy metal, hard rock, stone rock, hardcore, punk, pop, trap

CALIFICACIÓN

CALIFICACIÓN TÉCNICA

  • Nivel de técnica: 6/10
  • Nivel resto de músicos: 7/10
  • Nivel de coñazo virtuosístico: 0/-10
  • Calidad producción (equilibrio en la mezcla, masterización, etc.): 10/10
  • Calidad presentación (carátula, libreto, etc…): 7/10
  • PUNTUACIÓN: 8/10

CALIFICACIÓN MUSICAL

  • Calidad musical: 9/10
  • Nivel de feeling: 9/10
  • Posibilidad de escucharlo de un tirón: 9/10
  • Ganas de hacer “headbanging”: 9/10
  • PUNTUACIÓN: 9/10
.
PUNTUACIÓN TOTAL: 8,5/10

.


INTRODUCCIÓN

.

     Tras unos meses de incertidumbre y mal rollo generalizado, Guitar Xperience vuelve a las ondas, a su medio natural: la radio. Y también lo hace en su web. Por tanto, esta misma noche comenzará la temporada #23 del programa, pero ahora mismo, con este artículo que estáis comenzando a leer, lo hace la #11 de la web, que se dice pronto. 23 años por un lado y 11 por otro dedicándonos a lo que más nos gusta: la música de guitarra y bajo y todas sus variantes.

    Así que con retraso debido a esta pandemia (¡y lo que nos queda!), comenzamos analizando uno de los álbumes más importantes que ha dado el hard rock y el heavy metal en este año. Que aunque el disfrute en directo haya desaparecido y la producción musical en estudio haya mermado, no significa que hemos dejado de tener lanzamientos discográficos, y éste, sin duda, ha sido uno de los más comentados.

    Aunque nunca he sido muy amante del “Madman”, ni de su irritante tono de voz, ni de su poco ejemplarizante modo de vida destroyer, no es menos cierto que ha parido canciones icónicas, se ha rodeado de los mejores talentos tanto en Black Sabbath como en solitario y, por supuesto, ha sabido dejarse aconsejar por su mujer, Sharon Rachel Osbourne —motivo por el cual aún sigue con vida—, así que es comprensible el interés que en mí y en el aficionado medio metalero despierta cada nuevo álbum que edita.

   El interés en este caso viene acrecentado por los diez años que han pasado desde el excelente “Scream” (con un Gus G tremendo a las seis cuerdas), las diversas cancelaciones de shows, la preparación de una gira mundial denominada “No More Tours” así como el anuncio de que estaba afectado de Parkinson, lo cual todo junto nos hacía pensar que éste iba a ser su último disco.
Y así iba a ser en un principio, pero debido a la cancelación y posterior traslado de fechas debido a la situación mundial de su gira “No More Tours 2” (sin palabras), Sharon ya ha anunciado que su marido está componiendo material nuevo para un próximo lanzamiento.

    En fin, que “Ordinary man” vino al mundo este 21 de febrero, poco antes de que la mayoría de países comenzaran sus periodos de cuarentena y lo hizo llamando mucho la atención por motivos como estos:

  • Zakk Wylde no está en el disco.
  • La banda base está formada por Duff McKagan, Chad Smith y Andrew Watt.
  • Cuenta con las colaboraciones vocales de Post Malone, TravisScott y Elton John.
  • Cuenta con las colaboraciones guitarrísticas de Tom Morello y Slash.
  • Andrew Watt también ha producido el álbum.

 

    Como habréis adivinado, la aparición de Morello y Slash es el principal motivo para analizar este disco, pero quisiera detenerme en otro de los nombres mencionados: Andrew Watt.

Andrew Watt   Watt ha sido el personaje más relevante involucrado en este disco, con permiso de Ozzy, claro, y más incluso que la inclusión de Sir Elton John o del malote rapero de moda, Post Malone (por otra parte, un guitarrista bastante decente y con un background rockero más que notable). De hecho, resulta bastante curioso que alguien que comparte el apodo del “God Of Metal” junto a Rob Halford, haya dado tanto margen de maniobra a un productor de tan sólo 30 años, cuyo bagaje se circunscribe prácticamente al pop, el R&B y el hip hop, y que ha trabajado con Justin Bieber, Post Malone, Selena Gómez, Miley Cyrus, Lana del Rey, Rita Ora o Shawn Mendes.
Cierto es que también ha producido a Blink 182 y hace unos años formó parte del interesante aunque efímero proyecto de Glenn Hughes y Jason Bonham, California Breed, pero casi todos sus éxitos se han dado en el campo de la producción más mainstream y comercial.

   De todas formas, y sin que sirva de precedente, ¿qué os parece si pausamos este artículo para ver cómo lo hizo Watt en compañía de semejantes monstruos?

.

Andrew Watt & Ozzy Osbourne

.

    Volviendo a Watt, insisto en que resulta bastante curioso que no sólo ha trabajado en la mezcla o el sonido, sino realizando también arreglos y metiendo mano a la composición. En cierto modo, es como si Ozzy hubiera depositado su confianza en alguien muy joven, que conoce a fondo el rock pero también lo que demandan las nuevas generaciones que sólo escuchan radiofórmula y desconocen que en los 70 había un tío muy loco que arrancaba con su boca cuellos de palomas vivas sobre el escenario y que es una de las mayores referencias de algo llamado heavy metal.
Por otra parte, su trabajo a la producción ha acercado al heavy rock de Ozzy a un sonido netamente de radiofórmula mainstream, con algunas decisiones en cuanto a la mezcla un tanto discutibles. Resumiendo: que hay tanta sobreproducción y tanto AutoTune, que le escuchamos cantar como los jodidos ángeles y que en momentos parece que vaya a ser sustituido por una Beyoncé. Y no haría falta mencionar que Ozzy jamás ha destacado por cantar bien.

.

    Pues tras esta larga intro (en serio, tenía muchas ganas de volver a escribir para vosotros), vamos a ver qué nos encontramos en estos diez temas que componen “Ordinary man”.

.Ozzy Osbourne Ordinary Man promo 02

.


ANÁLISIS DE LAS CANCIONES

.

1.- Straight to Hell. Coros angelicales para iniciar el álbum, seguidos de un riff muy pesado, más propio de bandas de stone rock que del “Madman”.
La canción contiene como elemento principal parones en los cuales la voz se queda sola. Como recurso está bien, pero al llegar los estribillos o el pre-solo es cuando se nota esa sobreproducción en las voces, pudiéndose escuchar a la perfección hasta tres simultáneamente, algo que será complicado de llevar al directo con el pobre rendimiento de Ozzy visto en sus últimos conciertos.
Respecto al solo del gran Slash, contamos con bendings intensos y buena cantidad de wahwah que no defraudarán a sus fans.

2.- All my life. Pasamos ahora a un medio tempo con un McKagan muy jugetón al bajo, realizando un bonito solo mientras Ozzy y Watt introducen la canción.
Al igual que la anterior, contamos con varios “parones” en los que Chad Smith deja de tocar y que añaden belleza a la canción, con unas bonitas guitarras limpias y el solo de McKagan.
Hay que añadir también los solos de Watt, que sin mirar los créditos, juraría que los tocó Slash, así que os podéis imaginar cómo suenan.
La canción funcionaría mejor siendo situada en puestos más avanzados, e incluso cerrando el álbum, pero para mi gusto, es una de las mejores por esa conjunción de belleza armónica e intensidad rockera.

3.- Goodbye. Stone rock, heavy metal y cadencia de medio tempo se dan cita en la canción del disco más deudora de Black Sabbath. Estaba claro que esta influencia tenía que aparecer en algún momento.
Cerca de la mitad del tema el tempo se acelera de manera inesperada, para dar paso al medio tempo de nuevo en la parte del solo (una parte de lo más intensa) y vuelve a acelerarse de nuevo tras éste, con un McKagan que añade overdrive y una controlada suciedad al sonido de su bajo.
Los cambios de tempo pueden descolocar, pero el resultado es en cualquier caso, para hacer headbanging sin parar y que permiten al baterista de los RHCP lucirse a los platos.

4.- Ordinary man. La canción que da título al álbum es una hermosa aunque previsible balada y en exceso popera, con un estribillo digno de Duran Duran. Sin embargo, Elton John a la voz, piano y sintetizador, Slash de nuevo a la guitarra y un inspirado Duff McKagan al bajo, más la adición de una pequeña orquesta de cámara —real, no sampleada—, logran que hasta el más rudo de los metaleros se le ponga el vello de punta ante semejante demostración de clase y buen gusto.

5.- Under the graveyard. Pasamos ahora al que fue el primer single del disco, toda una declaración de lo que Ozzy fue y no quiere volver a ser, y que no puede separarse del videoclip que lo acompaña, dando la sensación de haberse creado de forma paralela.
A lo largo de la canción podemos escuchar alternancia de diversos ambientes, predominado la agresividad con otros momentos más esperanzadores, en los que Ozzy intenta exorcizar sus propios demonios interiores, y a un Andrew Watt bastante inspirado en las partes rítmicas y solistas; aunque no puedo dejar de pensar en que esta era una canción ideal para que Zakk Wylde se desmelenara.

6.- Eat me. Curioso comienzo, con Ozzy tocando la armónica de un modo muy bluesero, aunque no tarda en aparecer Duff McKagan con un sonido sucio y punky.
La sombra de Black Sabbath vuelve a aparecer, aunque no es algo a lo que le haga ascos; sin embargo, me ha parecido el corte menos inspirado y con más sensación de ya escuchado del álbum, a pesar de que el trío Watt, Smith y McKagan está especialmente intenso.

7.- Today is the end. Pasamos ahora a una composición de lo más sorprendente, ya que tanto la intro como varios pasajes son de lo más oscuros, pareciendo pertenecer a una película de terror; sin embargo, los estribillos muestran una línea vocal digna del cantante pop que esté más de moda. Y pese a todo, ¡el resultado es atractivo y funciona!

8.- Scary little green men. Pasamos a la que está llamada a ser una canción clásica dentro de la discografía de Ozzy Osbourne. De nuevo volvemos a alternancia de cambios de ambiente, de más tranquilos a más heavys, pero la banda entera está sensacional en todos ellos. Además, Osbourne interpreta un estribillo de lo más pegadizo.
Tan sólo echo en falta una aportación más destacable de Tom Morello, ya que sus intervenciones quedan en segundo plano muy pegadas al ambiente del momento y sin que pueda lucirse (¡algo bueno para la composición, pero no para Guitar Xperience, claro!).
No es una canción revolucionaria, sin embargo, tiene todo para convertirse en un fijo en sus próximos conciertos así como de las favoritas de sus fans.

9.- Holy for tonight. La sobreproducción en las voces vuelve a hacer de las suyas, con un Ozzy acompañado a los coros de su propia hija Kelly que parece que sean ángeles.
De todas formas, a nivel de composición estamos ante UNA OBRA DE ARTE: las diferentes partes vocales (en serio, prestad atención a los coros), las secciones a lo The Beatles, la orquesta de cuerda y el tremendo solo de guitarra Andrew Watt, logran que estemos ante la mejor canción del disco con diferencia, pero también con diferencia, la menos metalera y que menos encaja con la tónica general, por lo cual habrá quien la adore o quien se la salte al escucharlo.

10.- It’s a raid. Finalizamos el álbum con un sorprendente trallazo de punk y hardcore que también se escucha igual de raro que el anterior dentro de la discografía de Ozzy, pero que sirve para hacer headbanging como un loco.
Post Malone es el artista invitado que más polémica creó con su inclusión en el disco; sin embargo, los detractores habrán tenido que callarse ante semejante andanada de mala leche y rabia que destila la canción.
Duff MacKagan también se pone en modo punk, con un bajo distorsionado que casi se oye más que la propia guitarra de Andy Watt, y Tom Morello añade más bronca al asunto con un solo final breve pero alocado.

BONUS TRACK

1.- Take what you want. Aunque el álbum ya ha finalizado, tenemos este bonus track, en el que Ozzy se hace acompañar de Post Malone de nuevo, así como del también rapero Travis Scott.
Si bien la composición se decanta de un sonido más moderno mainstream, con mucho de trap y de AutoTune, la calidad de la banda base más la (muy sobreproducida) voz de Ozzy logran un resultado extrañamente atractivo.
¿Estamos ante la primera canción “heavy trap” de la historia?

.

Ozzy Osbourne Ordinary Man promo 01

..


CONCLUSIÓN

.

    Intenso, variado y excitante, Ozzy nos la vuelto a colar. La realidad de su pobre y deficitario rendimiento en directo contrasta con la calidad y buenas ideas que aún surgen de su mente. El disco rezuma momentos de mala leche y agresividad, pero es lo suficientemente variado y creativo como para gustar a un amplio espectro de fans, no sólo a los más metaleros, ya que los toques de hard rock, stone rock y pop añaden muchos matices diferentes.

     Al pensar en la sobreproducción del álbum, entro en conflicto conmigo mismo. Por un lado, me resulta sorprendente cómo Andrew Watt ha logrado un equilibrio tan bueno entre el brillo y definición de la escuela mainstream actual con los momentos de suciedad punky-sleazy que aporta Duff McKagan, el miembro de la banda que tiene pinta de habérselo pasado mejor en este proyecto. Por otro, flipo con lo bien que suenan las voces de Ozzy en algunos temas y en otros, directamente parecen venidas del cielo, con un uso de reverbs, delays y AutoTune excepcional. Pero claro, luego pienso en cómo se va a trasladar todo esto al directo y se me antoja imposible.
Además de que no tengo claro si un género como el heavy metal necesita de unas voces tan procesadas, porque como mencioné al comienzo, su sonido me recuerda al de las producciones actuales  de R&B, estilo Beyoncé y compañía.

    También sorprende el hecho de que un trabajo de esta magnitud llevó poco tiempo en su realización, al menos en lo que fue la grabación: cuatro días para pulir detalles de composición y cuatro semanas para las grabaciones. Aunque algo me da que para la mezcla y mastering se debió de tardar algo más.

    Como detalles negativos, si es que se le puede sacar algo negativo al disco, estaría el casi insignificante aporte de Tom Morello así como que pese a que Andrew Watt como guitarrista se esfuerza mucho, consiguiendo un notable, no es Zakk Wylde ni mucho menos. Tampoco Gus G.
En cambio, lo que sí es positivo y llamativo es lo muy potente que se ha mostrado Post Malone en este disco. Ojalá hiciera un giro a su carrera y se metiera en terrenos metaleros.

.

    Parece ser que esta no va a ser la última incursión en los estudios de Ozzy, a tenor de lo declarado por su mujer, ya que su “No More Tours 2” se ha tenido que posponer ya en dos ocasiones —una por enfermedad y otra por la pandemia—, pasándose a 2.022, por lo que es posible que tengamos una nueva entrega en estudio para el próximo año.
Será un placer escucharlo, por supuesto, a tenor del grato resultado de este “Ordinary man”, pero qué duda cabe, que las letras y la metodología de trabajo indicaban a las claras que éste era el testamento musical de Ozzy Osbourne.

.

Ozzy Osbourne Ordinary Man promo 04

.

TEXTO: Albert Sanz

Etiquetado como: , , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Web de la Ona de Sants-Montjüic

¡Escucha la Ona de Sants-Montüic en directo!

FaceBook Oficial de la Ona de Sants-Montjüic

A %d blogueros les gusta esto: