Desde 1.997, el programa de radio más veterano dedicado a la música de guitarristas y bajistas.

Crítica: AC/DC “PWR/UP”

AC-DC PWR-UP cd cover

.


FICHA

  • Artista: AC/DC
  • Sello:   Sony Music
  • Año:    2.020
  • Estilo:  Hard rock

CALIFICACIÓN

CALIFICACIÓN TÉCNICA

  • Nivel de técnica: 6,5/10
  • Velocidad: 6,5/10
  • Variedad de fraseo, recursos y técnicas: 6/10
  • Nivel de coñazo virtuosístico: 0/-10
  • Calidad producción (equilibrio en la mezcla, masterización, etc.): 8/10
  • Calidad presentación (carátula, libreto, etc…): 8/10
  • PUNTUACIÓN: 7,5/10

CALIFICACIÓN MUSICAL

  • Calidad musical: 7,5/10
  • Nivel de feeling: 8/10
  • Posibilidad de escucharlo de un tirón: 9/10
  • Ganas de hacer “headbanging”: 8/10
  • PUNTUACIÓN: 7,9/10
.
PUNTUACIÓN TOTAL: 7,7/10

.


INTRODUCCIÓN

.

    Repasamos hoy el último disco de la mundialmente famosa banda australiana y que sin duda, ha sido el lanzamiento hardrockero del pasado año. Aun así, es un disco por el que yo y muchos no dábamos un duro. Y es que la pasada década no fue el mejor de los periodos para esta banda. 

    En primer lugar y tras la edición en 2.014 del decenteRock or bust”, supimos de la demencia que arrastraba Malcolm Young desde hacía varios años, llevándole incluso a quedarse en blanco en varios ensayos y olvidarse no sólo de la partitura, sino incluso de ser capaz de tocar un sólo acorde, por lo que tuvo que ser sustituido por Steve Young, sobrino tanto suyo como de Angus. A finales de ese año, el baterista Phil Rudd fue apartado de la banda por sus problemas con la justicia neozelandesa, al ser condenado a casi un año de arresto domiciliario por posesión de drogas y amenazas de muerte, con lo que fue sustituido por otro conocido de la casa, Chris Slade, el cual tampoco estaba en su mejor nivel. 
2.016 nos trajo la inaudita sorpresa de conocer que Brian Johnson había sido expulsado de la banda vía email al comentarles que su médico había mencionado ciertos problemas auditivos y que necesitaba un descanso, problemas que tiempo después se demostrarían no ser tan graves.
Pero no pasa nada y al igual que Simmons y Stanley con sus Kiss, “el concepto está por encima de las personas”, por lo que Kiss y AC/DC a toda costa han de seguir adelante aun sin los miembros originales. Angus Young tomaba entonces la salomónica decisión de buscar a otro cantante y todo apuntaba a que haría como Axl Rose con GN’R: seguir en solitario bajo la marca AC/DC ya que legalmente hablando, el nombre es de su propiedad. Y de hecho, su papel de invitado en el festival de Coachella de ese mismo año durante el concierto de los angelinos hacía indicar eso. Sin embargo, habría sorpresa y grande. Surrealista incluso: Axl Rose uniría fuerzas con Angus Young para realizar la segunda parte del “Rock or bust World Tour”

    La incorporación de Axl llenaba de incógnitas a la continuidad del grupo. El gunner no estaba tampoco en su mejor forma: con problemas de sobrepeso y adicción al pollo frito (lejos de ser una broma, esto fue algo confirmado por él mismo), los GN’R venían de editar dos años antes el DVD “Appetite for Democracy 3D: Live at the Hard Rock Casino Las Vegas”, en el cual Axl, pese al ingente uso del AutoTune, cantaba de pena. Y lo cierto es que incluso en sus mejores momentos, había demostrado ser un cantante con un amplio registro capaz de llegar a notas muy agudas sin esfuerzo, pero claro, no era lo mismo hacer eso en determinadas canciones que durante un concierto de dos horas en todo momento y así día tras día. Porque Johnson, pese a su característica voz rasgada, está siempre cantando en un tono altísimo y nadie creía que el Axl de ese momento pudiera tener esa técnica y resistencia como para conseguirlo. 
Para colmo, un poco antes de unirse a la gira, se lesiona y tiene que realizar los últimos conciertos con su banda sentado en un trono. Y todo esto se juntaba a su ya conocido difícil carácter, extravagancias a la hora de trabajar y poca seriedad en los conciertos, lo que indicaba un inevitable choque de trenes entre él y Angus.  

    Sin embargo, se obró el milagro: Axl entendió que por muy históricos que sean sus Guns N’ Roses, AC/DC lo son más, la lesión le hizo decidirse a adelgazar para no cargar tanto peso en la pierna, cuidó de su voz, se tomó muy en serio los ensayos y se integró en el grupo como un músico más y no como una rockstar. El resultado fue una excelente gira, con todos los miembros en estado de gracia, un Steve Young que reivindicaba su puesto fijo en la banda, Axl —primero sentado y después cojeando— volvió a recordarnos por momentos el nivel que tenía años atrás, haciendo suyo un repertorio vocal muy difícil, y la gira volvió a ser un éxito en lo económico, debido a lo cual, por cierto, sigo sin entender que a día de hoy no se haya editado un directo de estos conciertos de “AXL/DC”.

.

AC-DC with Axl Rose

,

    Y ya que los reemplazos de Angus habían funcionado tan bien, se vislumbraba un buen futuro al menos a medio plazo para la banda, comenzando con la rumoreada edición de un álbum de estudio con Axl Rose; sin embargo, 2.017 fue un año terrible para ellos: el bajista Cliff Williams abandonaba el grupo por cansancio mental e iniciaba terapia psicológica, los hermanos Malcolm y George fallecían (no olvidemos que George Young fue uno de los artífices del reconocido sonido del grupo, productor de sus primeros álbumes y de algún modo, asesor en la sombra durante toda su carrera), Stevie entraba en depresión y Axl volvía a sus GN’R.

    El fin de AC/DC ahora sí parecía claro, aún así, Angus logró convencerles a comienzos de 2.018 de que todavía quedaba material escrito y grabado por Malcolm desde la época del “Black Ice” reservado para un nuevo trabajo y que en su honor, debían completar ese álbum (y ciertamente, las reuniones de los músicos unos meses antes en los entierros de los hermanos Young les habían permitido limar asperezas y volver a tener un contacto fluido). Los rumores seguían apuntando a que Axl estaría a los micrófonos, al igual que Johnson, ya recuperado de sus problemas auditivos y al cual se le había visto en algunas fotos entrando y saliendo de los Warehouse Studios de Vancouver —Canadá—, así como a Williams, Slade y Rudd
¿Dos bateristas y dos cantantes en el disco póstumo de Malcolm Young? Tenía sentido y nadie iba a quejarse por ello.

    Un par de años tuvieron que pasar para saber quiénes serían los involucrados y cómo iba a sonar este trabajo y contra todo pronóstico, en el año de la pandemia mundial, el 13 de noviembre el mundo del rock se teñía de un intenso rojo al ver las imágenes promocionales de “PWR/UP” o “Power Up”, como queramos llamarlo, y se descubría quienes estaban en él: Angus Young, Stevie Young, Cliff Williams, Phil Rudd y Brian Johnson. Ni Axl Rose ni Chris Slade. Y a la producción, dos veteranos curtidos en mil batallas Mike Fraser y Brendan O’Brian —éste último también se ha encargado de la mezcla del disco—.
Eso sí, Malcolm también está pero acreditado como compositor. Ningún riff grabado por él se puede escuchar en el álbum así que los fans se habrán quedado con las ganas de disfrutar esos riffs tan característicos del que una vez fue definido por Phil Rudd como “un metrónomo humano”. Aunque en honor a la verdad, si no conociéramos quien toca qué, a ver quien es el listo que distingue a Stevie de Malcolm, porque el trabajo del primero ha sido excelente y 100% fiel a lo que se espera de un disco de AC/DC, así como que una gran parte del reconocible sonido de los australianos se debe no sólo a lo que tocan sino a con qué tocan y cómo se mezcla luego en el estudio. No es por desmerecer el trabajo de todos los músicos que han pasado por AC/DC a lo largo de su historia, pero ese reconocible sonido ha sido estudiado hasta la saciedad y milimétricamente replicado por todos los ingenieros de mezcla y productores que han trabajado con ellos.
En fin, que volviendo a Malcolm y su participación espiritual en “PWR/UP”, son recalcables las declaraciones de Angus al respecto expresadas durante una entrevista concedida a El Pirata para Rock FM en el pasado octubre —enlace aquí—:

    “A Malcolm no le hubiese gustado hacerlo así, con una versión artificial de cómo tocaba la guitarra. Quería que fuese natural y lo hice sabiendo cómo le hubiese gustado…”.

.

    Aclarado ya quienes estaban en el barco y dando por hecho que el resultado iba a ser el tal manido “más de lo mismo”, quedaba por saber si ese “más de lo mismo” iba a ser inspirado como en “Let there be rock”, “Highway to Hell” y “Back in black”, decente como en “Black ice” y “Rock or bust” o mediocre como en “Stiff upper lip”.
¿Lo comprobamos?

.

AC-DC PWR-UP promo 02

...


ANÁLISIS DE LAS CANCIONES

.

    A diferencia de otras críticas, en esta ocasión no voy a dar mi opinión canción por canción, que es algo que sucede cuando nos encontramos con un álbum que posee una coherencia y cohesión estilística total. Y claro, hablamos de AC/DC, así que esto ocurre en toda su carrera: el famoso “más de lo mismo” que he mencionado antes y que en el caso de la formación australiana, es un meme en sí mismo. De todas formas, a estas alturas no creo que nadie comprendiese o aceptase que sacaran un disco de A.O.R. o de metalcore. Por lo tanto, en vez del tradicional análisis de todos los temas, os presento ahora un listado de los mejores momentos del álbum y de sus canciones más destacables.

.

Realize. Resulta curioso que este tema venga firmado por Angus y Malcolm ya que parece haber sido creado para potenciar las virtudes vocales de Brian Johnson, tanto en la voz solista como en los coros. No obstante, guitarra de la buena hay en cantidad, desde el riff principal marca de la casa como otras líneas de guitarra que aparecen en momentos puntuales y que quedan de fábula. 

Shot in the dark. Ok, es cierto que la intro y el riff de guitarra principal se parecen en exceso a los del aburrido “Stiff upper lip”, pero el aire de blues rock macarra y vacilón no lo tenía esa canción, cosa que sí podemos disfrutar aquí. Excelente single de presentación del disco con todo lo bueno y lo más bueno de una banda como AC/DC.

Through the mists of time. Comentaba antes lo de que nadie entendería que AC/DC sacaran un disco de A.O.R., sin embargo, esto es lo más cercano que han estado de ello. Estribillo pegadizo, melodías hermosas de voz y guitarra y una composición que podría haber firmado sin problemas Bruce Springsteen.

Demon fire. Nos encontramos ahora ante un acelerado rock muy a lo ZZ Top, con un inspirado Johnson alternando voces graves con su característico tono agudo así como a un Williams muy rápido con su línea de bajo.

Wild reputation. Medio tempo con un interesante juego de guitarras en las que Stevie Young demuestra que tiene que convertirse en fijo en esta banda y un Cliff Williams en medio de ellos construyendo el suelo sobre el que esas dos guitarras descargan su potencia bluesrockera.

.

AC-DC PWR-UP promo 03

.


CONCLUSIÓN

.

    Pues sí, este “PWR/UP” o “Power up” es más de lo mismo: un sonido, unas cadencias, unos riffs, unos tempos, una elección de acordes que hemos oído una y mil veces. Y sí, estamos una vez más ante el grupo de rock más repetitivo de todos los tiempos… sin embargo, dentro de esa repetición de esquemas, no todos sus discos se disfrutan por igual y en esta ocasión nos encontramos ante lo mejor que han hecho en este siglo (bueno, vale, sólo tiene que competir con dos discos de estudio y un directo), sonando frescos, inspirados y con ganas. Y lo cierto es que a estas alturas de la película, no creo que hayan hecho este disco por dinero, sino más bien, como homenaje póstumo a Malcolm Young, de ahí que me transmitan una buena dosis de energía cada vez que lo oigo.

    Destacaría en especial a dos de sus miembros: Steve Young demuestra que merece un puesto fijo en la banda. Es verdad que entró por tener el apellido que tiene, pero eso no desmerece el buen trabajo realizado aquí. Y Brian Johnson ha dejado claro que sus problemas físicos han pasado y que se encuentra a tope. Y no dudo que no se haya usado algo de AutoTune en la mezcla, pero es que luego el hombre es de lo más solvente en directo, y aquí hay líneas de voz que será una gozada escucharlas en la próxima gira.

    Por otra parte, destacaría también pero negativamente a Angus Young, cuyos solos de guitarra parecen haber sido compuestos con desgana, sólo para cumplir el trámite de incluir unos compases de lucimiento guitarrístico que requiere el hard rock y el heavy metal. Una lástima viniendo de alquien que si bien nunca ha sido un virtuoso, tiene algunos punteos que forman parte de la historia del rock y que son de obligado estudio para cualquier guitarrista.

    En definitiva, seguimos con el esquema clásico, sobrarían dos o tres canciones de las doce que lo forman y salvo momentos puntuales de “Realize” o Through the mists of time”, no tenemos nada muy diferente, pero aún así, el disco se escucha con agrado, entretiene, tiene dosis suficiente de energía y dinamismo como para querer hacer headbanging y la mezcla suena perfecta, huyendo de la loudness war pese a la potencia que destila. 

    Todo indica que tendremos a AC/DC para unos cuantos años más y si es editando álbumes así, pues oye, que se repitan todo lo que quieran.

.

AC-DC PWR-UP promo 01

.

TEXTO: Albert Sanz

Etiquetado como: , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Web de la Ona de Sants-Montjüic

¡Escucha la Ona de Sants-Montüic en directo!

FaceBook Oficial de la Ona de Sants-Montjüic

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: