El programa de radio más veterano dedicado a la música de guitarristas y bajistas.

Xperience Live!: Be Guitar! My Friend (7/09/17)

conciertos2

Be Guitar! My Friend

.


La primera edición del Be Guitar! My Friend se saldó con una buena entrada de gente pero sin conseguir el lleno total.

El guitarrista murciano Achokarlos puso la nota diferenciadora, con una propuesta agresiva y contundente, a caballo entre el metal progresivo y el djent, muy diferente del clasicismo rockero mostrado por Javier Vargas y Richie Kotzen.

,

    Desde hacía unos meses, en la redacción de Guitar Xperience estábamos felizmente alterados al enternarnos de la creación de un nuevo festival dedicado a los guitarristas: el Be Guitar! My Friend. Sabedores del nivel de formaciones que suele traer la promotora Madness Live! Productions y la calidad de su ya famoso festival Be Prog! My Friend, el conocer la que sería la propuesta definitiva lo cierto es que nos supo a poco. Nada que criticar a la elección de los participantes, pero sí a la brevedad en sí: sólo tres bandas, dando la sensación de concierto de grupo principal más dos teloneros en vez de un festival de verdad.

    Sin embargo, apoyamos esta propuesta desde el primer minuto, ya que como bien sabréis, Barcelona tiene desde hace más de un cuarto de siglo su Festival de Guitarra de Barcelona / Festival de Guitarra de Barcelona i Altres Acords / Guitar Festival BCN / Guitar BCN —más o menos cada tres o cuatro ediciones se le modifica el nombre—; evento que durante varios meses debería acoger la más variopinta representación de la guitarra y el bajo, cuando la verdad es que uno de los cabezas de cartel del año pasado fue Rick Astley, así que con eso creo que queda todo dicho.
Y fuera de la propuesta más grande relacionada con la guitarra y que más ignora a la guitarra, Barcelona disfruta del ciclo Maestros de la Guitarra —guitarra clásica y flamenca— y del festival Django L’H —jazz manouche—.
Por lo tanto, la creación de un festival de guitarra que venga a cubrir el nicho del rock y el metal es algo que moralmente debíamos apoyar, tanto como medio especializado en guitarra como aficionados a este instrumento, y porque los eventos barceloneses equivalentes a este Be Guitar! My Friend, llamados Planet of Guitars y Guitar Fest, dejaron de realizarse hace casi una década.

    Y antes de comenzar con la crónica en sí, comentar que este va a ser el último artículo de la temporada. El pasado 31 de agosto finalizó la temporada en radio de Guitar Xperience —podéis escuchar el programa aquí— y hoy hacemos lo propio con la web, por lo que no habrán más actualizaciones hasta la primera semana de noviembre, a excepción de la agenda de conciertos y las recomendaciones de éstos en los banners de la página principal.
Eso sí, volveremos a lo grande, con una entrada relacionada con éste último artículo: una muy entretenida entrevista a Achokarlos.

    También nos disculpamos por el gran retraso en publicar esta crónica, pero debido a problemas de acceso a WordPress, no hemos podido hacerlo antes.

.


Achokarlos

 

Achokarlos BG!MF 2017 01.JPG     Ya sabemos que el mundo no es justo, y el de la música aún menos. Propuestas vacías de interés triunfan y son apoyadas en todas partes mientras que personas con talento son continuamente ninguneadas. No es que esto último pase con Achokarlos, pero sí que fuera del círculo de freaks de la guitarra de más de treinta años no parece ser una figura muy conocida, o eso o ha dado la casualidad de que los guitarristas y aficionados a la guitarra con los que alguna vez he hablado de él desconocían su nombre o les sonaba lejanamente.

    Pero sea cierta o no esta apreciación personal, no es menos cierto que alguien que fue el primero o de los primeros youtubers guitarreros españoles cuando YouTube era un páramo en cuanto a contenidos en nuestro idioma, cuyas visualizaciones de sus vídeos se cuentan por millones, y que posee una amplia discografía tanto en solitario como en grupo, reinventando de forma creativa a la menor ocasión las normas del metal extremo, debería ser una puta superstar, y por desgracia no lo es; pero al menos tiene algo de lo que no muchos pueden presumir: prestigio.

….Y una enorme simpatía.

….¡Y joder, menuda melena!

 

    Así que con diez minutos de retraso —las pruebas de sonido de la Vargas Blues Band se alargaron más de la cuenta—, a las 18:40 apareció sobre el escenario el guitarrista murciano, listo para descargar su agresiva e instrumental mezcla de djent, math metal, death metal y metal progresivo, acompañado de dos guitarras de siete y ocho cuerdas y unas bases pregrabadas, ante un público prácticamente inexistente —20 a 30 personas como mucho—.

     A lo largo de media hora dio un repaso a su discografía de autoría propia haciendo esa mezcla de estilos mencionada. El sonido fue contundente e ideal para amantes de la potencia, y en este sentido, fue el mejor trabajo del técnico a lo largo de la velada. Es verdad que sonorizar una guitarra y un pista stereo no es lo más complicado del mundo, pero también es fácil y se ha comprobado miles de veces, que el técnico puede “animarse” más de la cuenta y subir volumen, compresión y graves hasta lograr una bola ininteligible. Por fortuna esto no pasó y se pudo disfrutar del concierto.

    De entre los temas tocados destacaría “Tapping intelude”, que musicalmente me parece un tema a medio hacer, o una introducción a algo más grande, pero que mostró el gran nivel técnico del guitarrista en esa técnica, “This is not a coincidence”, que fue mi favorito de su set-list y en el cual hay un gran equilibrio entre “burrismo”, melodía y creación de diferentes ambientes en una misma canción, e “Icebergs”, quizás la composición más de metal progresivo de la noche y tal vez la más estándar en cuanto a concepción.

     En definitiva, pese a la ausencia de público y de músicos que acompañasen y apoyasen al guitarrista, y la notable diferencia estilística respecto al resto de propuestas del festival, su concierto se saldó con un gran éxito en lo musical, demostrando que el shred y las sonoridades más extremas no tienen por qué estar reñidas con la melodía y unos ambientes oscuros y muy atractivos.

.

Set-list

  • Tri-faced coin
  • In your studio or mine
  • Delay interlude
  • Tapping intelude
  • Stomach noise
  • This is not a coincidence
  • Self-fish
  • Icebergs

.


Vargas Blues Band

.

Vargas Blues Band BG!MF 2017 01     Ya hacía un tiempo que no veía a Javier Vargas y su siempre interesante proyecto sobre un escenario, y no será por falta de oportunidades, puesto que su agenda es de las más apretadas que pueden verse en una banda española. Sin embargo, siempre guardaré un gran recuerdo de la primera vez que los vi en la lejana edición del Festival de Blues de Cerdanyola en 1.993 como teloneros de Johnny Winter: una actuación que se me antojó larga y aburrida, pese a que la banda estuviera de lo más entregada; y es que tras la épica visita barcelonesa del mito albino en el 91, cualquier telonero me sobraba y lo que quería era ver de nuevo al guitarrista de blues más virtuoso que ha existido.
Junto a las ganas de ver a Winter de una vez, rondaba por mi cabeza tras finalizar su actuación este pensamiento: “a estos les quedan dos telediarios”. Y el gran recuerdo aludido, además de ver a Winter, es lo feliz que me hizo que pasaran los años y comprobara lo mucho que me había equivocado en mi vaticinio, ya que a día de hoy, Javier Vargas —y de rebote su grupo— es junto a Paco de Lucía el guitarrista más internacional y conocido que tenemos, habiendo trascendido las barreras del blues y el rock para ser una celebridad de la música a secas. Y no sólo eso, sino que haber tenido éxito en la misma Meca del blues (algo mucho más difícil de lo que puede parecer) es de un mérito extraordinario. Así que su incorporación a este nuevo festival estaba más que justificada.

    Tras un rápido cambio de backline y con bastante más gente entre el público que durante la actuación de Achokarlos, apareció sobre el escenario la VGB, esta vez en un formato más reducido: bajo y voz —Luis Mayol—, batería —Peter Kunst— y guitarra acústica y voz. El concierto comenzó atacando un tema de su excelente “Tributo al rock argentino”, proyecto muy personal lanzado en 2.014 bajo el nombre de Javier Vargas & Espíritu Celeste. Ya con los primeros compases nos daríamos cuenta de un problema que afectaría no sólo a su concierto sino también al de Kotzen: la mala mezcla de audio que afectó a la zona delantera del público.
Esto no se tradujo en una mala mezcla en toda la sala; dado que ésta no se llenó en su totalidad, era más o menos fácil moverse por ella durante el concierto. Es sabido que la posición donde uno va a escuchar mejor un concierto es centrado y bien cerca de donde esté situada la mesa de mezclas, y en cambio, en las primeras filas es más fácil que no lleguemos a escuchar bien el sonido que sale de la P.A. y sí el que sale de los monitores y los amplificadores de los músicos. Hasta ahí ok, pero he visto muchos conciertos en esa posición y en esa misma sala y jamás me había encontrado que lo único que se escuchara fuera la batería, la guitarra de Vargas saliendo del monitor (con un sonido que no es HI-FI precisamente), un poco de bajo y muy lejanamente la voz de Mayol. La guitarra acústica y la segunda voz no existieron en ningún momento.
De hecho, para evitar este problema, ciertas salas suelen instalar unos altavoces de P.A. más pequeños en el borde del escenario (apuntando hacia el público, claro) pero el único que había colocado justo en centro no funcionaba, así que los situados en la zona delantera tuvieron que imaginarse cómo eran las canciones.
En cualquier caso, colocándose en una posición más retrasada ya podías escuchar todos lo instrumentos pero sin disfrutarlo del todo ya que la acústica y segunda voz seguían sin tener mucha presencia.

Vargas Blues Band BG!MF 2017 02.JPG

,

   En fin, que tras este primer tema, Javier presentó a su banda y agradeció a la organización por la creación de un evento de este tipo (fue el único que recordó que estábamos en un festival y no en un concierto normal) y durante algo más de una hora descargó un set-list muy festivalero en el cual destacaron ciertas versiones en vez de centrarse en “Cambalache & bronca”, álbum del cual caerían sólo “Mr. Jones”, “Todo el día me pregunto”, “Sucio & desprolijo”, “No te rindas” y cómo no, “Cambalache & bronca”, ese curioso rap rock combativo que sirvió como carta de presentación del álbum y sorprendió a sus seguidores.

    De las versiones que la banda tocó, es obligado destacar esa “Sunshine of your love” de Cream y “Parisienne walkways” de Thin Lizzy, ésta última en una versión casi instrumental muy emotiva que nos hizo recordar al añorado Gary Moore, “Messing’ with the kid”, original de Junior Wells, y la rítmica y pegadiza “Rollin’ & tumblin'”, en la que el guitarrista demostró su buena técnica con el bottleneck.

.

    En cuanto a la banda, decir que ralló a gran altura está de más, ya que si bien el baile de músicos es habitual en la Vargas Blues Band, no es menos cierto el buen ojo que siempre tiene Javier Vargas. Respecto a él, decir que de las veces en que le he visto en directo, esta es en la que me ha parecido verlo más contenido; algo curioso teniendo en cuenta el set-list tan rockero y potente que interpretaron —con mucho menos blues de lo que el nombre del grupo presupone—. Sin embargo, destacó especialmente en los temas lentos, siendo “Parisienne walkways” la cima de expresión guitarrística y musical de todo este BG!MF.

   Cerca de una hora y cuarto de buen rock, blues y soul de la mano de una de nuestra figuras más internacionales, con un set-list ameno y dinámico, que aunque criticado por algunos asistentes —por el exceso de versiones—, considero que fue el más “festivalero” de este evento y el más adecuado a lo que se supone que ha de ser un festival de guitarra.

.

Set-list

  • El tren de las 16
  • Todo el día me pregunto
  • Blues local
  • Mr. Jones
  • Cambalache & bronca
  • Sucio & desprolijo
  • No te rindas
  • Black cat boogie
  • Love me
  • Two times
  • Sunshine of your love
  • Black cat woman
  • Keep on loving
  • Parisienne walkways
  • Rock away the blues
  • Messin’ with the kid
  • Rollin’ & tumblin’
  • Bottleneck blues

,

.


Richie Kotzen

.

Richie Kotzen BG!MF 2017 01    Vale, comenzaremos con comentario polémico. Cada año que pasa, Richie Kotzen es menos guitarrista.

    ¿Sigues ahí?

    Bien, prosigamos. Cada año que pasa simplifica su estilo y toca menos inspirado y de forma más repetitiva, en especial desde el lanzamiento de su álbum “24 hours”, en el que desechó del todo el uso de la púa a la hora de tocar —a excepción de algunos pasajes de la música de The Winery Dogs—. Esta decisión ha sido definitiva de cara a definir su nuevo sonido, más orgánico, más natural, lleno de matices, pero definitivamente limitante en cuanto a técnica, ya que Kotzen no tiene la mano derecha de un guitarrista de fingerpicking o clásico, y se nota al haber eliminado todas las carreras a púa-contrapúa o casi del todo la técnica de sweep picking.
Y su momento cumbre a la hora de solear, o sea, esos tresillos con saltos de cuerdas a ligados en la zona aguda del mástil tan característicos, dejaron de ser espectaculares y sorprender hace mucho tiempo.

    Más comentarios polémicos: Richie Kotzen ha dejado de ser guitarrísticamente atractivo. Cierto es que sus tiempos como shredder en Shrapnel Records o sus colaboraciones pasaron hace mucho tiempo, pero sus discos no olvidaban esta faceta más virtuosa aunque nos ofreciera canciones vocales alejadas del metal. Sin embargo, Kotzen ha ido creciendo como MÚSICO completo, tocando otros instrumentos, desarrollado su destreza y expresividad vocal (y convirtiéndose en un clon de Chris Cornell, como sus detractores apuntan), trabajando más sus letras, etc. Ya en su anterior “Cannibals” le di una baja puntuación en la crítica publicada, ya que el criterio de Guitar Xperience es más guitarrístico, pero insistía en que en lo musical, era un excelente trabajo. Este reciente “Salting Earth” sigue esa línea de cantautor de rock-blues-soul y el concierto, evidentemente, estuvo orientado hacia esa línea.
Y volvemos a lo expresado en algún momento de esta crónica: Kotzen está de presentación de su último trabajo y como tal, así ha creado el set-list, pero claro, se supone que la cita barcelonesa era en un festival de guitarristas y su concierto no tuvo a la guitarra como principal protagonista. Un pequeño apunte de lo que digo: de catorce canciones interpretadas, en seis de ellas dejó la guitarra y se sentó al teclado.

    Pero después de la crítica negativa viene lo bueno, que hubo y mucho. Richie Kotzen siempre ha sido un tío tranquilo, tímido y reservado, nunca ha dado la sensación de creerse una rockstar, y pese a su cordialidad con la prensa y los fans (tal y como comprobamos en la entrevista que nos concedió en 2.012 y que puedes escuchar en este enlace o leer en este otro), esto es algo que se ha trasladado a sus directos, siendo muy poco comunicativo con el público. Sin embargo, en cuanto a actitud escénica, ésta ha sido la primera vez que he visto a un Kotzen rockstar, comunicativo con el público y sobretodo con su banda, improvisando continuamente, dando órdenes con un simple gesto o pidiendo a su bajista que tocara un solo o alargara el que estaba haciendo.
Y este es otro punto a destacar en el concierto: no sería una propuesta muy guitarrera para un festival de guitarra, pero si tomamos al bajo eléctrico como hermano de la guitarra y por tanto un festival de guitarra puede contener a un bajo protagonista, entonces de eso acabamos bien servidos, puesto que Dylan Wilson fue el gran protagonista del concierto, tocando largos solos en prácticamente todas las canciones.

Richie Kotzen BG!MF 2017 02.JPG

.   

    Kotzen y los suyos comenzaron con “End of Earth”, tema con que da comienzo “Salting Earth” y una buena muestra de stone rock potente. Tras ella, “Socialite”, con juego entre el guitarrista y el público y el primero de los muchos solos de bajo que tendría el concierto. La soulera y funky “Meds” nos devolvería al nuevo álbum con Kotzen al teclado y demostraría lo bien que se mueve en estos terrenos.

.

    Era el momento de dar paso a uno de sus clásicos, el “Go faster”, uno de esos temas que uno no dejaría de escuchar en bucle y que no debería faltar en cualquier recopilación rockera, y que encima contiene un solo breve pero deudor de su época más shredder y bastante complejo de tocar sólo a dedos.
La maravillosa “Love is blind”, una de sus mejores composiciones con un genial estribillo que todo el público coreó fue uno de los momentos álgidos del concierto.
“Your entertainer”, con su experimental fusión de jazz y rock, fue también otro de los grandes momentos, con un duelo de solos entre Kotzen y Wilson. Una composición que se echa más en falta en sus giras, pero que esta vez la pudimos disfrutar.

    “Bad situation”, pese a su tempo rápido, debido a su aire más tranquilo nos permitió relajarnos un poco tras una primera parte tan potente, y de ahí retomamos “Salting Earth” con la maravillosa pero muy pop mainstream, “My rock”, en la que Kotzen volvió a sentarse al teclado; instrumento que seguiría tocando en “Cannon ball”, otra composición de este álbum, con un aire de rock soul de lo más setentero.

    Tras ésta comenzó un set acústico, con el baterista Mike Bennett sentado sobre un cajón flamenco en la parte delantera del escenario y cobrando mayor protagonismo. La genial balada “High”, bajada de revoluciones, fue la siguiente en sonar, con una banda que en ese momento estaba en perfecta comunión con el público. De ese modo continuaron con la sentida y emocionante “I would”.
Este set acústico finalizaría con un solo de Bennet sobre el cajón, al que siguió otro en la batería, un tanto fusionero pero que sin hacerse pesado y estando bien ejecutado, tampoco fue para alucinar.

Richie Kotzen BG!MF 2017 03.JPG

.

    Era el momento de encarar la recta final con el medio tempo “Fear”, que contuvo algunas de las mejores líneas de bajo y de guitarra del concierto y una intensidad que va creciendo hasta desembocar en un final épico, y que siempre he pensado que sería perfecta para terminar sus shows.
“Help me” devolvería a Kotzen a las teclas, aunque también fue el momento cumbre virtuoso de este concierto, en una versión de casi diez minutos con un solo de bajo eterno y un espectacular duelo entre bajo y guitarra.
“This is life” —también del último disco—, volvía a bajar las revoluciones, en una versión más jazzy y soul que la original y que vino a demostrar lo que dije al comienzo: que Kotzen cada vez es mejor músico y menos guitarrista —no en vano, una vez más, colgó la guitarra para sentarse al teclado—.

.

    Y el final definitivo vendría con la dinámica y marchosa “Fooled again”, que nos dejaría con ganas de más.

Richie Kotzen BG!MF 2017 04.JPG

,

  Sensaciones diversas son las que me provocan el recuerdo de este concierto. Por un lado fue un set-list inapropiado para un festival de guitarra y ha sido la enésima confirmación de que ha olvidado totalmente su pasado como shredder, pero también la diversión y comunicación entre músico y público fue constante, con un Kotzen entregado y cómodo en su posición de líder de grupo y rockstar.

    En cuanto a asuntos de sonido, cabe decir que tuvimos los mismos problemas que durante el concierto de Vargas Blues Band: zona delantera con un sonido horrible de guitarra proveniente sólo de los monitores, voz baja al mínimo, batería difusa y exceso de bajo. Y en la parte trasera, algo mejoraba pero sin exagerar.
Una lástima.

.

Set-list

  • End of Earth
  • Socialite
  • Meds
  • Go faster
  • Love is blind
  • Your entertainer
  • Bad situation
  • My rock
  • Cannon ball
  • High
  • I would
  • Solo de cajón y batería
  • Fear
  • Help me
  • This is life
  • Fooled again

.

.


Conclusiones

.

    Creo que esta primera edición de este Be Guitar! My Friend ha sido fallida en cuanto a que no dio la sensación de estar en un festival “de verdad”, sino más bien en un concierto normal con dos teloneros, a pesar de que Javier Vargas fuera el único que aludiera al evento. Pese a la siempre bien engrasada maquinaria de marketing y comunicación de Madness Live! Productions, que les ha convertido en una de las promotoras con mejor imagen de nuestro país, no pareció que le dieran mucha publicidad al evento como festival en sí; o al menos eso se desprende al comentarlo con oyentes del programa y lectores de la web: la mayoría acudieron porque son seguidores de Kotzen pero sin haberse enterado de que estaban asistiendo a un festival de guitarristas.

    También me sorprendió negativamente la escasez de público, llenando unas tres cuartas partes de la sala. El norteamericano es un músico que desde su primera visita a Barcelona, ha ido creciendo en audiencia en cada nuevo concierto, habiendo llenado Razzmatazz 2 en su anterior concierto. Y resulta curioso que en un evento de estas características, con más alicientes para ir, no consiguiera llenar la sala como sí lo hizo en Razzmatazz 2, teniendo ambas salas un aforo similar. Quizás se deba a haberse realizado entre semana, el elevado precio de las entradas, un cartel que tal vez no fuera lo atractivo que para mí sí lo era, la cantidad de veces que Kotzen ha venido o a la poca publicidad respecto al festival. Quien sabe.

   En fin, que pese a haber sido una propuesta fallida en ciertos aspectos, si aparto al guitar freak que habita en mi interior, no puedo dejar de alabar el talento y la calidad musical de Achokarlos, Javier Vargas, Richie Kotzen y el resto de músicos que estuvieron aquella anoche tocando en la sala Apolo.

.

TEXTO Y FOTOS: Albert Sanz

Etiquetado como: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Web de la Ona de Sants-Montjüic

¡Escucha la Ona de Sants-Montüic en directo!

FaceBook Oficial de la Ona de Sants-Montjüic

A %d blogueros les gusta esto: