Desde 1.997, el programa de radio más veterano dedicado a la música de guitarristas y bajistas.

Crítica: The Aristocrats “You know what…?”

The Aristocrats - You know what CD cover

.


FICHA

  • Artista: The Aristocrats
  • Sello:   BOING! Music LLC.
  • Año:       2.019
  • Estilo:   Rock, rock progresivo, heavy metal, jazz, jazz fusión, country

CALIFICACIÓN

CALIFICACIÓN TÉCNICA

  • Nivel de técnica: 8/10
  • Velocidad: 8/10
  • Variedad de fraseo, recursos y técnicas: 8/10
  • Nivel de coñazo virtuosístico: -2/-10
  • Calidad producción (equilibrio en la mezcla, masterización, etc.): 9/10
  • Calidad presentación (carátula, libreto, etc…): 7/10
  • PUNTUACIÓN: 8/10

CALIFICACIÓN MUSICAL

  • Calidad musical: 7/10
  • Nivel de feeling: 7/10
  • Posibilidad de escucharlo de un tirón: 8/10
  • Ganas de hacer “headbanging”: 7/10
  • PUNTUACIÓN: 7,25/10
.
PUNTUACIÓN TOTAL: 7,6/10

.


INTRODUCCIÓN

.

    Nuestra banda favorita de jazz fusión, jazz rock, rock progresivo, jazz progresivo, o como diantres se les pueda definir, porque lo suyo es bastante inclasificable, tiene nuevo trabajo disponible en las tiendas.
Lo que comenzó como un proyecto de supergrupo formado por tres amigos virtuosos con inquietudes similares y ganas de divertirse grabando un disco ajeno a todo concepto de comercialidad, aprovechando los ratos libres que sus diferentes trabajos les permitía —los tres son sesioneros acompañantes de grandes figuras del rock—, y con aspecto de ser una reunión efímera, ha acabado siendo un proyecto consolidado, con cuatro álbumes grabados en estudio y tres en directo y varias y exitosas giras mundiales, pese a no dejar de trabajar para otros músicos —recordemos que Beller y Minnemann han estado varios años como sección rítmica del mítico Joe Satriani, y que en junio, volveremos a ver a Beller con el californiano por nuestro país—.

    The Aristocrats, o lo que es lo mismo, Guthrie Govan —guitarra—, Marco Minnemann —batería— y Bryan Beller —bajo—, editaron a mediados del año pasado este “You know what…?” y, desde luego, habiendo analizado sus tres entregas de estudio anteriores me picaba muchísimo la curiosidad ver qué es lo que han hecho en esta ocasión.
Su debut de 2.011, “The Aristocrats” crítica aquí—, fue un trabajo muy disfrutable para amantes del virtuosismo, pero en lo musical, su densidad, complejidad y mezcla de géneros, se tradujo en continuos cambios de ritmo y estilo extraños, abruptos y carentes de fluidez, como si hubieran querido hacer un disco “raro” porque sí, añadiendo ideas y géneros musicales sin ton ni son.
Por el contrario, “Culture clash” de 2.013 —crítica aquí—, fue lo que debiera haber sido su predecesor: igual de denso, complejo y “raro”, pero con sentido, donde géneros como el jazz y el rock aparecían unidos, sin pelear el uno con el otro, y también con buenas dosis de virtuosismo para los amantes de la técnica.
Esto daba a entender que por fin teníamos el “sonido aristócrata” que estábamos esperando. Sin embargo, “Tres caballeros” de 2.015 —crítica aquí— me dejó descolocado, ya que el trío abandonó su propio estilo para ponerse otra vez a investigar, incorporando elementos de country, rock sureño y blues rock y además reduciendo la cuota de solos virtuosos de forma dramática. Y si bien es bueno el no ser conformistas y en esta ocasión no tuvimos esa colección de ideas sueltas sin mucho nexo en común y unidas de forma abrupta del primer trabajo, “Tres caballeros” sonaba a otra cosa que no era el “sonido aristócrata”.
Así que con dudas y curiosidad es cómo abordo este artículo, porque no sé si me voy a encontrar de nuevo con el sonido establecido del segundo trabajo o las ganas de investigación del primero y el tercero. Aunque si resulta ser esto, entonces tendremos que acostumbrarnos a que esta banda nos va a ofrecer una discografía en la que cada nuevo trabajo será totalmente diferente entre sí.

    En cualquier caso, toda esta paja mental no quita el hecho de que el hábitat natural de The Aristocrats es el directo, donde podemos disfrutar de unos conciertos con alta dosis de virtuosismo y diversión, con tres músicos muy comunicativos que siempre logran una continua implicación entre ellos y el público que tenga delante.

    “You know what…?”, álbum que presentarán en nuestro país en las fechas que veréis al final del artículo, presenta nueve temas de composición individual al que el resto de músicos le termina dando forma. Como es habitual, esa es su forma de trabajar al vivir en zonas del mundo diferentes y trabajar mediante Skype: cada uno aporta la idea base o la canción casi completa y los otros dos terminan de hacer encajar las piezas del puzzle.

    Vamos a ver con qué nos encontramos en esta ocasión.

.

The Aristocrats - You know what promo 01 .


ANÁLISIS DE LAS CANCIONES

.

1.- D Grade fuck movie jam. Comenzamos de forma potente con esta composición de Beller, que alterna heavy metal con hard rock y funk.
Tras una introducción que te crea buenas expectativas, comienza la canción, la cual no defrauda para nada.
Interesante el sonido de la guitarra de Govan, con wah-wah y distorsión, muy a lo Hendrix, el cual recibe un claro homenaje en la parte del solo.
Tremendo y muy rockero comienzo.

2.- Spanish Eddie. El trío se adentra por primera vez en su carrera en sonoridades flamencas, sin dejar de lado el jazz fusión habitual.
Extraordinario medio tempo con todos en estado de gracia, aunque habría que destacar a Beller por su llamativa línea de tapping aflamencado y el cambio a heavy metal de la sección final.
De lo mejor del disco y es más, de toda la discografía del grupo.

3.- When we all come together. Como es habitual en el grupo, el toque divertido tiene que hacer acto de presencia, y esta vez lo hace con este acelerado country que te sacará una enorme sonrisa.
La influencia de Brian Setzer es más que obvia, pero ello no hace al tema menos disfrutable y sin duda, será una de las sensaciones en su próxima gira nacional si deciden tocarla.
De todas formas, para que la cosa no sea muy diferente, la canción también incluye un interludio más tranquilo y fusionero.

4.- All said and done. Primera balada del disco que comienza con un extraordinario ritmo de bajo sobre el que Govan interpreta la melodía principal con su guitarra. Melodía de tintes country rock y que recuerda bastante a Jeff Beck.
A destacar también el solo de bajo de Beller, con unas bonitas líneas tanto a fingerpicking como a slap.
Quizás sea la canción más sencilla del disco, pero también la más cómoda de escuchar para los que no sean fans de esta banda o de estos estilos musicales.

5.- Terrible lizard.  Cambiamos ahora a un medio tempo muy oscuro y metalero, nada que ver con el buen rollo anterior. Si bien antes nos encontrábamos con una composición ideal para gente ajena a este rollo, aquí tenemos todo lo contrario, siendo su escucha complicada, con esa primera mitad en plan stone rock y heavy metal tan repetitiva a una segunda muy fusionera.
Por desgracia, creo que tampoco será un tema muy disfrutable en directo, ya que en su versión CD es tedioso e incluso aburrido. 

6.- Spiritus cactus. Unas voces ralentizadas y que dan bastante miedo sirve de introducción a un riff de bajo y guitarra que parecen sacados de película de espías. Tiene su punto exótico a la par que cinematográfico.
A destacar la parte central tan atmosférica y lenta, con un ambiente muy misterioso que saben crear los tres músicos, así como el nítido y potente sonido de la batería de Minnemann.

7.- The ballad of Bonnie And Clyde. Pasamos ahora a un medio tiempo muy rockero que al igual que la anterior, también tiene su punto cinematográfico y tenso. Desde luego, nada de balada como dice el título. Más bien serviría para ilustrar una persecución entre la célebre pareja de delincuentes y la policía.
Interesante la melodía de Govan con slide, no muy habitual en su estilo y que aquí queda de fábula a la que luego añade el solo más shred del todo el disco.

8.- Burial at sea. El penúltimo corte es una composición extraña, que oscila entre el heavy metal y el rock progresivo, muy oscuro y misterioso, con reminiscencias a Steve Vai y que debe ser escuchado a todo volumen.
Alucinante.

9.- Last Order. Cerramos el disco con una balada tranquila y muy jazzera, aunque con sus influencias de rock. Se pueden adivinar ecos de Mark Knopfler y Eric Clapton en algunos momentos.
Aunque mantiene el tono tranquilo en casi toda su duración, también tenemos un interludio más rápido que Govan aprovecha para tocar su solo.
A destacar en las partes tranquilas la bonita melodía que realiza Beller con el bajo.

.

The Aristocrats - You know what promo 02

.


CONCLUSIÓN

.

    Curiosa la evolución del grupo. Un primer disco disperso en ideas y géneros, con buenos momentos pero fallido en su conjunto. Un segundo ya con sonido propio y asentado. Y un tercero, nuevamente con el grupo en periodo de experimentación, incorporando sonoridades nuevas, y si bien no sonaba tan disperso o inconexo como el primero, tampoco tenía una entidad cohesionada. Y ahora llegamos a esta nueva entrega. ¿Han vuelto al estilo definido del segundo o siguen buscando y experimentando? Pues por más contradictorio que parezca, en esta ocasión se han dado todas las opciones a la vez. No tenemos el sonido del segundo, siguen experimentando como en el primero y el tercero y a la vez han descubierto un nuevo sonido y el álbum suena, como el segundo, con su propio estilo y entidad. Un estilo esta vez marcadamente rockero y oscuro, con acercamientos al rock progresivo e incluso al rock. No abandonan la parte jazzera ni ciertos toques divertidos, como en el alegre country de When we all come together”, pero todo suena diferente, y eso no es ni malo ni bueno.
Lo que sí deja claro que a este grupo hay que acercarse siempre expectante respecto a lo que vas encontrar, porque está visto que cada nuevo trabajo pretende ser diferente a los otros.

    Sobre temas instrumentales no voy a entrar mucho en ello, habida cuenta del status de virtuosos que tienen los tres músicos, y aquí, como es normal, sin necesidad de tocar solos largos, cada nota es una masterclass de técnica, habilidad, virtuosismo y expresividad.

    Sobre asuntos de mezcla y producción, pues de nuevo mantienen la excelencia audiófila de los trabajos anteriores, y es que si algo saben hacer muy bien, es hacer sonar de fábula sus grabaciones.

    Y poco más hay que decir de este trabajo. Diferente al resto y a la vez genial, denso, complejo, pero con ciertas concesiones a la comercialidad —entendiendo comercialidad como canciones más fáciles de escuchar para los profanos en la materia— y un estilo global muy rockero y oscuro.

    Por último, y como dije al principio, poco importa el resultado del disco: el hábitat natural de esta banda es el escenario, donde siempre se muestran virtuosos, divertidos y comunicativos con el público, así que os recomiendo que acudáis si os es posible a uno de los conciertos de su inminente gira española, ya que verlos en directo es toda una experiencia. Las fechas las tenéis en el siguiente cartel y, por supuesto, en nuestra agenda de conciertos.

.

The Aristocrats 2019 def

.

TEXTO: Albert Sanz

Etiquetado como: , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Web de la Ona de Sants-Montjüic

¡Escucha la Ona de Sants-Montüic en directo!

FaceBook Oficial de la Ona de Sants-Montjüic

A %d blogueros les gusta esto: